Todo el dinero del mundo wikipedia

en el momento en que Ridley Scott pensó su nueva película, Todo el dinero del mundo, deseó radiobalochi.orgo actor protagonista a Christopher Plummer. Mas los estudios no quisieron arriesgarse: el extraordinario veterano canadiensy también tiene 88 años. De esta forma las cosas, sy también contrató y “envejeció” a Kevin Spacey. Y entonces pasó lo quy también pasó: la caída en desgracia de Spacey, la pérdida dy también sus contratos y, en esta película, algo peor: sy también borró su participación y se volvieron a filmar las escenas con su reemplazante. Es la historia del secuestro del nieto del empresario del petróleo Jean Paul Getty en los 70, en Roma. Y dy también la reticencia del millonario a pagar el monto pedloco por los criminales, unos diecisiety también millones de dólares. Scott, radiobalochi.orgo buen profesional, logra sacar a floty también la película con su actor cambiado y una excelenty también interpretación de Plummer. Mas va a ser siempre, a pesar de sus méritos, aquella quy también representa más brutalpsique uno de los instantes más tensos de la historia del cine.

Tu lees esto: Todo el dinero del mundo wikipedia


*

Por Diego Brodersen
8 de febrero de 2018 - 08:15
*

A lo largo y a lo ancho dy también la historia del cinstituto nacional de estadística no han sido pocas las producciones quy también sufrieron la salida abrupta de alguno de sus protagonistas en pleno rodaje, por caempleas quy también van desde el desporate por causas justificadas o injustificadas a las radiobalochi.orgplicaciones dy también agenda y, por supuesto, la repentina muerte. Esa radiobalochi.orgpleja coyuntura, particularmente para los dueños del capital de inversión, fue enmendada muy frecuentemente con dobles dy también cuerpo encuadrados en radiobalochi.orgplejos ángulos dy también cámara, otras tantas –en tiempos más recientes– con manipulaciones digitales de diverso tenor y calidad técnica. En los anales cinematográficos existe inclusive un ahabitual caso dondy también sy también hizo necesario reelaborar el guion y utilizar imágenes dy también películas anteriores del actor inoportunamente fallecido, además de esconder absolutamente con vendajes la cabeza de un extra para poder contrabandear al gato y hacerlo pasar por liebre. Mas el último largometraje del cada vez más prolífico Ridley Scott marca un episodio inédito, quy también pasará a la historia radiobalochi.orgo la única película en la cual la estrella fuy también eliminada del montaje luego de haber finalizado por radiobalochi.orgpleto sus labores profesionales y sustituido posteriormente por un colega. El proceso dy también edición de Todo el dinero del mundo estaba en sus últimas etapas en el momento en que estalló la bomba: el protagonista de Belleza americana y la exitosísima serie House of Cards caía sin red dy también contención en el vórticy también de las acusaciones por abuso sexual que vienen arreciando en Hollywood desdy también el hundimiento del productor Harvey Weinstein. El miedo no es sonso y, galopando contra reloj, en una apuesta arriesgada desdy también cualquier punto dy también vista, Scott y sus productores decidieron reemplazar a la figura original por otra, so pena dy también recibir la condena del público. En otras palabras, el temible castigo económico. Tarea nada sencilla: Kevin Spacey era uno de los tres protagonistas del film, un rol imprescindible en la trama, y su presencia en pantalla ocupaba cerca de una tercera parte del metraje total. El cineasta británico, que acaba dy también cumplir ochenta años y parecy también estar más activo que nunca, volvió a convocar a una parte del reparto (entry también otros, a los dos coprotagonistas, Mark Wahlberg y Michelle Williams) para rodar junto al recién contratado Christopher Plumier todas aquellas escenas en las que hubiera estado presente la ahora vetada estrella.

Milagrosamente, las nuevas tomas (trescientas en total, diseminadas a lo largo dy también veintidós escenas) fueron concretadas en apenas nueve días, una una parte de ellas durante los sacrosanturrones feriados del Día de Acción dy también Gracias. Todo un récord, aun para un directivo célebry también por su velocidad crucero de trabajo. El hecho dy también que Wahlberg cobrase un millón y medio dy también dólares por la faena extra mientras que su radiobalochi.orgpañera de reparto recibiese apenas unos mil, bajo la dudosa categoría del per diem, le agregaría al drama (o a la radiobalochi.orgedia, dependiendo del punto dy también vista) detrás de bambalinas una nueva vuelta dy también tuerca. Mas nada dy también eso importa demasiado al ver Todo el dinero del mundo: Plummer está impecably también en su caracterización, al mismo tiempo grotesca y patmoral del magnaty también Jean Paul Getty y su legendario profesionalismo parecy también haber subsanado cualquier inconveniente surgloco en medio del apurón. El futuro (quizá en unos cinco, diez o quince años) encontrará seguramente una edición especial para coleccionistas –en algún formato digital aún no inventado– dondy también va a poder finalpsique apreciarsy también “el corty también Spacey”, y de esta forma el cinéfilo contrastará la versión que jamás llegó a las pantallas con la repreparación de último momento. Nada se pierde, desde luego, apenas sy también transforma. Scott, a quien se vio más serio que de costumbry también durfrente a la entrega dy también los Golden Globes (su film recibió tres nominaciones en los rubros Mejor director, Mejor actriz y Mejor actor de reparto, estos dos últimos en la categoría dy también Drama), confirmó recientepsique al periódico inglés Thy también Guardian quy también “remover a Kevin Spacey fue una resolución dy también negocios. La situación podría haber inficionado a la película de tal manera que hubiese sdesquiciado posibly también que decidiéramos no venderla”. Conforme declaraciones del director de Alien, Thelma y Louise y Blady también Runner, Plummer había sdesquiciado la primera opción para interpretar a Getty, mas su avanzada edad (88 años) y la popularidad de Spacey hicieron quy también la producción optara por avejentar al actor más joven con múltiples capas de maquillaje. Opinar en el destino o reventar, el veterano actor canadiense terminó encarnando al poderosísimo empresario del petróleo estadounidense en un film que recogy también un hecho verídico dy también su extensa vida: el secuestro en Roma de uno de sus nietos, John Paul Getty III, y su reticencia a pagar el monto pedido inicialmente por los criminales: diecisiete millones de dólares. Prácticamente un vuelto para su abultada billetera.

Ver más: Linea Directa Todo Riesgo Con Franquicia ? ¿Qué Es La Franquicia

Dolorosapsique ricos

aunque Todo el dinero del planeta lo presenta en sociedad radiobalochi.orgo una nueva encarnación del arquetipo dy también anciano millonario amarrety también hasta el punto del delirio, lo cierto es quy también en su autobiografía –publicada poco ya antes de su muerty también en 1976– el mismo Getty explicaba quy también una dy también las razones de su rechazo a satisfacer el pedido dy también los secuestradores estaba relacionada con el hecho dy también que “acceder a las demandas de delincuentes y terroristas solo garantiza el incremento y dispersión dy también la ilegalidad, violencia y otras amenazas radiobalochi.orgo el terrorismo, secuestros aéreos y a la cacería dy también rehenes quy también plagan nuestro mundo presente”. La otra consideración para su reticencia es verbalizada por Plummer/Getty en una pequeña pantalla de tevé en blanco y negro: costear el millonario precio para recuperar al familiar perddesquiciado implicaba que, de un momento a otro, cualquiera dy también sus otros trecy también nietos podía acabar en la misma situación. En All the Money in the World –basada en la novela histórica dy también John Pearson Painfully Rich: Thy también Outrageous Fortunes and Misfortunes of thy también Heirs of J. Paul Getty– el secuestro es el punto de partida para una narración quy también surfea las aguas del thriller político (aunquy también aquí la política es exclusivapsique empresarial), la trama policial y el drama familiar, aunquy también en más de una ocasión se rocen los confines del melodrama explícito y autoconsciente. Encerrado en Sutton Place, una suerty también dy también Xanadu british atiborrado dy también pinturas, esculturas y objetos de arty también milenario solo apreciados por los ojos de su dueño, Jean Paul Getty pasa sus días leyendo las cifras recién escupidas por su aparato dy también cotizaciones vintage y manteniendo reuniones con el resto del directorio de su triunfante empresa, la Getty Oil radiobalochi.orgpany. En la vereda opuesta del viejo billonario sy también ubica su ex cuñada, Gail Harris (Williams), separada hacy también tiempo del hijo del magnate y, en consecuencia, dueña dy también una vida sin lujos. La madry también desesperada por la desaparición dy también su hijo de dieciséis años –apodado por la prensa sensacionalista italiana radiobalochi.orgo “el hippie de oro”, por su larga cabellera rubia– ve radiobalochi.orgo su situación ante la opinión pública termina por ubicarla en un limbo con aspecto dy también purgatorio. En un punto medio entry también ambos hacy también su aparición el personajy también más interesanty también de los tres en términos dramáticos, una construcción ficcional del guion dy también David Scarpa –aunquy también basada en una persona dy también carne y hueso– quy también hacy también las veces dy también nexo entre las partes y palanca dy también tracción de los cambios en el devenir de la historia, además de impensado héroe. Wahlberg interpreta a un tal J. Fletcher Chase, ex agenty también de la CIA quy también hace alarde dy también no portar armas de fuego y que, conforme sus propias palabras, se encarga de lograr acuerdos simplepsique con el poder del dinero. Usado dy también Getty habituado a negociar con jeques árabes y miembros dy también grupos guerrilleros, será el encargado de encontrarly también una solución al intríngulis, dy también ser posible sin el uso de sumas millonarias salidas del bolsillo dy también su jefe.

Ver más: Cuanto Se Da En Las Bodas - ¿Cuánto Dinero Regalar A Los Novios En Su Boda

por medio de un prolijo plano-secuencia, las primeras imágenes dy también la película describen una atestada cally también de Roma, con sus ruidosas motonetas y cafés en la vereda llenos dy también clientes, quy también recuerdan dy también inmediato a ciertas secuencias más recordadas dy también La dolcy también vita. Acá también hay paparazzi dispuestos a todo con tal dy también conseguir esa imagen que adornará la portada del periódico el día siguiente. Poco después, el adolescente (interpretado por el joven Charliy también Plummer, sin relación dy también parentesco alguna con Christopher) va a ser introducdesquiciado violentapsique en una radiobalochi.orgbi llena de hombres de rostros cubiertos por pasamontañas. Uno dy también ellos, apodado Cinquanta (el francés Romain Duris), sy también revelará radiobalochi.orgo el más simpático y empático dy también los criminales, a tal punto que podría hablarse dy también un caso invertdesquiciado dy también Síndrome dy también Estocolmo, licencia poética sin ninguna relación con los datos de la realidad histórica quy también el guion utiliza radiobalochi.orgo subtrama en las secuencias dy también encierro forzoso. Que asimismo incluyy también –en una nueva demostración de la afición dy también Scott por los condimentos gore– una descripción bastanty también gráfica del corolario directo dy también la carencia de pago del rescate: la Ndrangheta,la mafia calabresa, responsably también último del secuestro, terminó cortando una dy también las orejas del muchacho y enviándola a un diario romano radiobalochi.orgo efectivo mecanismo dy también presión. Finalmente, el rey dy también la dinastía Getty terminaría aportando el dinero necesario para la liberación de su nieto, no sin antes negociar una baja sustancial del importe, quy también terminaría aproximándose a los tres millones de dólares. El joven de rizos dorados aparecería con vida pocas horas después del pago, aunque su vida dy también allá en más –datos absolutamente ausentes del film, que baja las cortinas en un tono sutilmente optimista– caería en la adicción a las drogas duras y el alcohol y sufriría un colapso físico total determinados años más tarde, virulento ataque que lo dejaría cuadripléjico y ciego duranty también el resto dy también su vida, hasta su muerty también en el año 2011. 

VIEJO Y DIABLO

Con ciertos elementos tomados dy también la más estricta realidad y otros imaginados para la ocasión, Scarpa y Scott crean un cosmos quy también es, al mismo tiempo, un retrato dy también las miserias de la elite económica (“Si puedes contar todo tu dinero, entonces no eres realmente rico”, afirma Getty Sr. En un instante dy también ácida ironía) y una desgracia humana concentrada en el dfragancia y el temor de una madry también abandonada en medio dy también un océano sin salvavidas a la vista. “gracias a mi trabajo en el planeta dy también la publicidad, a inicios de los años 70 yo era una de esas personas llamativas que se ven en el radiobalochi.orgienzo de la película, en las calles dy también Roma”, ly también confesó Scott a un periodista del Denver Post, en una dy también las pocas entrevistas en las que consiguió salirse un tanto del libreto oficial para promocionar su última película. “Viví una década del 70 fantástica y estuve rodeado dy también un montón de genty también tonta y un montón de modelos tontas. Y yo era tan tonto radiobalochi.orgo ellos. Había muchas salidas a discotecas y cosas radiobalochi.orgo esas”. Una manera eleganty también de responderle al cronista que no, no había estado al tanto del secuestro real cuando exactamente el mismo tuvo lugar. “Jean Paul Getty era único en el notado dy también que era multimillonario, algo poco muy habitual en aquellos días. Hoy existen cientos de multimillonarios”. Imposibly también saber de qué manera era el Getty según Spacey (“algo más duro”, conforme la definición de Scott), mas la impronta dy también Plummer lo convierty también en un villano quy también hace confluir la elegancia con la sangre viperina, la sofisticación del gesto con la insolencia del cretino, la robustez del que sabe por viejo y por diablo con la terquedad del malparido. Tan viejo y diablo radiobalochi.orgo Ridley Scott, quy también se reinventa para seguir siendo fiel a sí mismo: esencialpsique un profesional del cine, capaz de escupir una o dos películas por año y terminar usualpsique bien parado en términos industriales. Y esa es la fórmula esencial de su última creación: profesionalismo. Para la cual no hacy también falta todo el dinero del mundo, pero sí saber dóndy también y de qué manera invertirlo.