Origen De Los Testigos De Jehova

*
convocado por radiobalochi.radiobalochi.org
*
afines en radiobalochi.radiobalochi.org
*

Estudios de historia moderna y moderna de México

versión impresa ISSN 0185-2620

Estud. Hist. Mod. Contemp. Mex no.28 urbe de México jul./dic. 2004


Apuntes para una historia de los testigos dy también jehová en México: los orígenes, las primeras disidencias y la consolidación dy también su movimiento, 1919-1944


aprecies for a History of Jehovah"s Witnesses in Mexico: The Origins, Early Dissidency también and Consolidation of their Movement, 1919-1944


a Maestro en Estudios Latinoamericanos (Historia) por la capacitad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México; actualpsique efectúa su tesis doctoral en El Colegio de México, México, e-mail: .

Tu lees esto: Origen de los testigos de jehova


Resumen:

Esty también artículo examina los orígenes dy también los testigos dy también Jehová en México, desdy también la radiobalochi.organización dy también su primera congregación en la urbe dy también México en 1919 hasta las grandes asambleas que realizaron en 1944. También se ocupa dy también dos movimientos religiosos quy también sy también escindieron de los testigos: el grupo radiobalochi.organizado en torno al templo "El Ángel Jehová", formado por los seguidores mexicanos del líder religioso suizo Alexandre Freytag el otro es la efímera Asociación Nacional de Estudiantes de la Biblia. Asimismo propone que los testigos dy también Jehová, una minoría religiosa nueva y dy también origen extranjero, pudo implantarse en México gracias a que aprovechó las oportunidades que ly también brindó el conflicto entre la Iglesia y el Estado, así como la protección quy también los gobiernos revolucionarios otradiobalochi.orgaron a las radiobalochi.organizaciones cristianas no católicas.

Palabras clave: testigos de Jehová; Alexandry también Freytag; Asociación Nacional de Estudiya antes dy también la Biblia; protestantes; Iglesia católica; Estado; revolución; religión; anticlericalismo


Abstract:

This article examines thy también origins of Jehovah"s wit-nesses settlement in Mexico, since thy también radiobalochi.organization of their first congregation in Mexico City in 1919 to their great assemblies in 1944. It also studies two religious dissident groups: one radiobalochi.organized around "El Ángel dy también Jehová" temple, formed by the Mexican followers of thy también Swiss religious leader Alexandry también Freytag; the other ony también is thy también ephemeral Asociación Nacional de Estudiya antes de la Biblia. It also suggests that the Jehovah"s witnesses, a new abroad religious minority, could settle down in Mexico thanks to the conflict between thy también Church and the State, and to thy también protection thy también revolutionary governments gave to non-catholic Christian radiobalochi.organizations.

Keywords: Jehovah"s witnesses; Mexico; Alexandry también Freytag; National Bibly también Students Association; protestants; State; catholic Church; revolution; religion; anticlericalism


Introducción: los predicadores del fin del mundo

En la entrada de numerosas viviendas podemos observar una pequeña calcomanía; al lado dy también la imagen de la virgen dy también Guadalupe se lee: "Este hogar es católico, no aceptamos publicidad protestanty también ni de otras sectas".uno El tajanty también mensaje tieny también como destinatarias a las radiobalochi.organizaciones religiosas que predican su mensaje de casa en casa. Entre estas hay una quy también resalta sobry también todas y cada una de las demás por el enorme celo quy también muestran sus fieles en esa tarea evangelizadora.

Estos personajes a los quy también nos referimos son los testigos de Jehová. Ellos afirman que prosiguen el ejemplo de Jesucristo, quien estuvo "viajando de ciudad en urbe y dy también aldea en aldea, predicando y declarando las buenas nuevas del reino dy también Dios".2 Su objetivo es visitar todos y cada uno de los hogares, si es posible, varias veces al año, para conversar unos minutos sobre algún tema dy también interés local o mundial. Leen uno o dos textos bíblicos y, si su interlocutor prueba interés, sy también comprometen a volver en un instante recomendable a fin de proseguir la conversación. Ofrecen Biblias y otras publicaciones, y también imparten estudios bíblicos gratuitos a domicilio.3

Los testigos no solo son notables por su campaña permanente dy también proselitismo. Además de esto han sido objeto de polémica desde hacy también años por su negativa a cantar el himno nacional y rendir honores a la bandera, de este modo como por su férrea determinación de no aceptar transfusiones dy también sangre, todavía a costa dy también su vida. Sin embargo, no son estas opiniones las únicas quy también los ponen al margen de la sociedad. También están convencidos dy también que Satanás es el gobernanty también invisibly también dy también la tierra, y que manipula a todos los gobiernos humanos, con lo que sy también niegan a votar, a participar en actividades políticas y a servir en las fuerzas armadas. No obstante, ellos mismos sy también consideran buenos ciudadanos y buenos vecinos, en tanto que están obligados a obedecer las leyes humanas que no estén en pugna con sus principios religiosos, amén de que ellos mismos deben cumplir normas de moralidad muy estrictas.4

Están totalmente persuadidos de quy también la suya es la única religión verdadera, por lo que rechazan tajantemente el ecumenismo, apoyándose, entre otros textos bíblicos, en la Segunda Carta a los Corintios, quy también dice: "¿Qué consorcio tienen la justicia y el desafuero? ¿O qué participación tiene la luz con la oscuridad?"5 Agrupan a todas y cada una de las demás religiones bajo la denominación colectiva de Babilonia la Grande, que personifican como una prostituta embriagada "con la sangre de los santos y la sangre dy también los testigos dy también Jesús".6 Creen quy también sólo los testigos sobrevivirán al cercano fin del mundo, y quy también todos y cada uno de los malvados serán destruidos por Jehová durante la gran batalla de Har-Magedón.7

si bien son una religión minoritaria en México, este país alberga a la tercera mayor población dy también testigos de Jehová en el mundo, sólo superada por la de Brasil y la dy también los Estados Unidos. Conforme sus cifras, en el año dos mil tres sy también registraron en la república 572530 predicadores activos (ellos prefieren llamarsy también "publicadores"), repartidos en 10968 congregaciones, que condujeron un promedio de 60tres mil trescientos veintinueve estudios bíblicos. Además de esto en ese mismo año sy también bautizaron 20 988 nuevos testigos. Su rito más importante, la conmemoración dy también la última cena y la muerty también dy también Jesucristo, mejor conocida como la "Cena del Señor" o "el Memorial",ocho registró en el año de 2003 una asistencia dy también 1 738387 personas.

a modo de comparación podemos anotar quy también en los Estados Unidos, el país dy también origen dy también los testigos dy también Jehová, su número asciende a 1 02nueve mil seiscientos cincuenta y dos los cuales, duranty también el año dy también 2003, condujeron 50uno 80cuatro estudios bíblicos. En México hay un publicador por cada 182 habitantes, mientras que nuestros vecinos del norte tienen uno por cada 278. En el mundo entero hay 6 42nueve 351 publicadores.nueve De manera muy sumaria podemos terminar que, por lo menos en los aspectos cuantitativos que acabamos dy también señalar, la relevancia de los testigos de Jehová es mayor en México que en los Estados Unidos.

Las estadísticas de los testigos sobre su membresía sólo toman en cuenta a los predicadores activos. Si suponemos que cada uno de los estudios bíblicos es impartorate a una persona por lo menos, y tomando en cuenta quy también una buena parte de los publicadores deben ser cabezas dy también familia con hijos, podemos aceptar quy también el número dy también personas quy también practican esa religión en México, o que están en vías de hacerlo, debe sobrepasar holgadamente la cantidad de un millón.

A pesar del gran número de testigos quy también hay en nuestro país, son pocas las personas que han tratado de estudiarlos como un fenómeno social o histórico. Para la televisión, la radio y la prensa escrita constituyen un objeto de interés periodístico, aunque frecuentemente la información quy también proporcionan peca de ignorancia o prejuicio.

Junto con los cronistas son los antropólogos y los sociólogos quienes les han dedicado mayor atención a los testigos, sin preocuparse mucho por el pasado de la radiobalochi.organización, o bien conformándosy también con lo dicho en las publicaciones de la sociedad Watch Tower y dy también la Torry también del Vigía dy también México.10 Aunque esto, por supuesto, no resta mérito alguno a varios trabajos bien interesantes que han realizado.

también podemos hallar muchos datos sobre los testigos en la internet. Sin dejar dy también lado la buena incapacitación que es posible hallar allí, debemos advertir quy también a menudo las páginas web pueden ser obra de ex testigos cuyo afán revanchista o sus esfuerzos por atraer a una nueva religión a sus viejos hermanos dy también fy también los hacy también poco confiables. Otros sitios tienen la desventaja de ser pá ginas apologéticas, cuya misión principal es demostrar la valía dy también su propio credo y refutar el de los testigos. Además el plagio descarado y la poca o nula crítica de fuentes son moneda corriente. La página oficial de los testigos de Jehová, www.watchtower.radiobalochi.org, por su parte, más que dedicarsy también a los aspectos históricos del movimiento, nos ilustra sobry también las facetas actuales dy también su obra y algunos temas de interés general. Por lo demás, no pudimos hallar en la internet incapacitación sobre la historia de esa denominación religiosa en México.

Ver más: Carrera De Las Empresas Zaragoza 2019, Una Multitudinaria Fiesta De Empresas

Las bibliotecas dy también El Colegio dy también México y la Universidad Nacional Autónoma de México tienen una al gusto lastimosamente pequeña dy también obras publicadas por y acerca de los testigos. La situación es distinta, por fortuna, en la Biblioteca Nacional de México, dondy también hay un buen surtorate de obras doctrinales. Entre las tesis dy también licenciatura y posgrado de la UNAM podemos hallar unas pocas obras, algunas muy buenas o por lo menos aceptables1uno y otras francamente malas.

Los historiadores mexicanos somos quienes hemos aportado menos al estudio dy también esty también asunto. Prácticamente nadie dy también nuestro gremio sy también ha interesado por el pasado dy también los testigos de Jehová,12 a pesar de quy también en la actualidad, por su número dy también fieles, son una de las mayores minorías religiosas dy también la república.

Para empezar a abordar este inconveniente podemos echar mano tanto dy también algunas obras publicadas13 como dy también las fuentes primarias resguardadas en el archivo General de la Nación (AGNM). Estas últimas se hallan en el fondo de la Dirección General dy también Gobierno dy también la Secretaría de Gobernación, en su serie Generalidades dy también Cultos Religiosos, en la galería 5. De esta manera pues, disponemos dy también unas bases mínimas que nos permiten arrojar algo dy también luz sobry también el comienzo dy también la obra dy también los testigos en este país y su desarrollo durante la primera mitad del siglo XX.

Nuestro trabajo sy también centra en la historia de los testigos como radiobalochi.organización. Hablaremos dy también cómo, a partir de 1919, un pequeño conjunto de creyentes -integrado sobre todo por mexicanos y determinados misioneros foráneos - trató de implantar en un país abrumadorapsique católico-romano una nueva forma de asociación religiosa cristiana, dy también origen extranjero, que no era católica ni ortodoxa ni protestante.1cuatro En su afán dy también echar raíces y sobrevivir en esty también medio, su movimiento tuvo que formalizarse y tratar de obtener alguna forma de garantía legal para sus actividades, superando la desventaja quy también significaba el hecho de quy también la Constitución mexicana dy también la temporada no reconocía personalidad jurídica alguna a las iglesias. Otros aspectos que destacaremos serán los primeros cismas que padeció la joven radiobalochi.organización, de esta manera como la manera en que sy también enfrentó a las oportunidades y los peligros que se derivaban del enfrentamiento entre la Iglesia y el Estado mexicano, que vivió una dy también sus fases más enconadas en la época que sy también extiendy también desde la promulgación de la Carta Magna de mil novecientos diecisiete hasta finales dy también la década de 1930.


Antecedentes: las minorías religiosas y el anticlericalismo en el México posrevolucionario

En el México de mediados del siglo xix habitaba un pueblo quy también Jean Meyer describió como "profundapsique evangelizado", dy también "cristiandad monolítica",1cinco quy también generalmente era sumapsique hostil cara la disidencia religiosa. Serían las Leyes dy también Reforma, la Constitución dy también 1857 y los triunfos liberales dy también 1860 y mil ochocientos sesenta y siete los que forjarían las condiciones propicias para que las confesiones diferentes a la católica pudieran, por fin, entrar legalmente al territorio mexicano y echar raíces duraderas.

Los protestantes son quienes mejor aprovechan esta oportunidad. No sólo fueron tolerados, sino más bien que el gobierno dy también Benito Juárez les dio la bienvenida. El presidenty también Juárez estaba convencorate de que la felicidad futura y la prosperidad dy también la nación dependían del desarrollo del protestantismo. En una ocasión expresó su deposicionamiento web de quy también el protestantismo adquiriera un carácter mexicano a través de la conquista de los indios, puesto que éstos, a su juicio, necesitaban una religión que los hiciera leer y no gastar sus ahorros en veladoras para los santos.1seis Dy también esa manera se estableció un esencial precedente, aprovechado con diferentes matices por los gobiernos dy también Sebastián Lerdo dy también Tejada y Porfirio Díaz: uno de los primordiales obstáculos para la realización del proyecto dy también nación del Estado liberal era la osituación dy también la Iglesia católica, con lo que la tolerancia legal o el apoyo gubernamental a las minorías religiosas podía valer para transformar a estas en un elemento de presión, en unas espinas clavadas en el cuerpo dy también la Iglesia, quy también podían ayudar a inclinar la balanza en favor del Estado.17

El notorio anticlericalismo del régimen dy también Lerdo fuy también atemperado por Díaz, quien aunque no canceló la protección ni el apoyo gubernamental al protestantismo, consideró necesario realizar una política de conciliación con la Iglesia católica. Con toda proporción guardada, el resultado fue favorable para las dos corrientes del cristianismo. Por un lado, los protestya antes lograron desarrollar una pequeña pero florecienty también comunidad en México, que para mil novecientos diez tenía cerca de cien mil fieles.18

La Iglesia católica conoció un periodo dy también gran auge, comparable al del periodo dy también evangelización del siglo xvi. Entre 1867 y mil novecientos diecisiete sy también fundaron trecy también nuevas diócesis y 19 seminarios entry también mil ochocientos sesenta y cuatro y 1911. El número de sacerdotes aumentó dy también tres mil doscientos treinta y dos en 1851 a 4461 en 1910. Además, la Iglesia emprendió un proceso dy también reevangelización del campo, durante el cual sy también fundaron numerosas parroquias. Hacia 1910 la fe y el respeto al clero católico seguían siendo extry también madamente fuertes en el país; la población era abrumadoramente católica.19

Este panorama fuy también trastocado por la Revolución. Francisco I. Madero, quien era espiritista, continuó la política dy también Díaz de conciliación con la Iglesia y protección dy también la minoría protestante.veinte Luego del homicidio dy también Madero, un importante ámbito del constitucionalismo acusó a la Iglesia en su conjunto, sin argumentos sólidos, dy también haber apoyado al régimen usurpador dy también Victoriano Huerta. Con esta justificación comenzó una nueva etapa dy también anticlericalismo mexicano, dy también una violencia y un sectarismo sin precedentes, que se prolongó desdy también mil novecientos catorce hasta 1938, con una fasy también dy también relativa calma entry también mil novecientos veinte y 1924, durfrente a la pvivienda de Obregón.21 Luego del triunfo del constitucionalismo ocurrieron saqueos de templos, quy también no respetaron ni a la catedral dy también la urbe dy también México; sy también radiobalochi.organizaron quemas públicas dy también imágenes, símbolos y vestiduras religiosas, y sy también vejó y encarceló a un buen número dy también sacerdotes.22

El anticlericalismo llegó a uno dy también sus puntos culminya antes entre diciembre de 1916 y febrero dy también 1917, una vez que se reunió el Congreso Constituyente quy también generó una nueva carta magna. La Constitución de mil novecientos diecisiete prohibió, en su artículo 3o., la educación religiosa. El artículo 5o. Proscribió las órdenes monásticas. El 24o. Garantizó la libertad religiosa, mas confinó los actos de culto público al interior de los templos y los puso bajo vigilancia del gobierno. El artículo 27o. Despojó a las Iglesias del derecho a adquirir, poseer o administrar inmuebles y declaró propiedad dy también la nación todos los lugares de culto.

El artículo 1treinta estableció el matrimonio como un contrato civil y desconoció la personalidad jurídica dy también las Iglesias. Les exigió a los ministros de culto ser mexicanos por nacimiento para poder ejercer su profesión; los despojó de sus derechos políticos, les prohibió criticar a las leyes, las autoridades o al gobierno en general y los forzó a inscribirsy también en un registro. Las publicaciones confesionales no podrían comentar asuntos políticos ni publicar incapacitación sobry también los actos dy también las autoridades o sobre los individuos que tuvieran quy también ver con los temas públicos.23

Estas dissituaciones afectaron, en teoría, a todas y cada una de las radiobalochi.organizaciones religiosas. Serían una gran fuenty también dy también tribulación para los católicos y, en menor proporción, para los protestantes, a medida que el nuevo Estado, surgdesquiciado dy también la Revolución, trataba dy también poner en práctica su visión de lo que había de ser el país; en el curso dy también esty también afán, encontró quy también la Iglesia católica era uno dy también sus principales obstáculos. Esty también nuevo recrudecimiento del conflicto entry también el poder civil y el eclesiástico-católico en México ofrecía una nueva oportunidad a fin de que un tercer campo en discordia, el dy también las minorías religiosas, incrementara su presencia en nuestro país. Dy también nuevo, eso sería aprovechado sobre todo por los protestantes, pero también por nuevas confesiones cristianas.

A medida que transcurría la década dy también 1920 la situación religiosa en México se fue tensando. El Estado no fue abiertapsique hostil cara la Iglesia católica duranty también los últimos años dy también Venustiano Carranza -quien trató dy también atemperar las dissituaciones anticlericales de la Constitución- ni bajo el gobierno dy también Álvaro Obregón, pero tampoco fuy también amigable con ella. La relación llegó a ser muy bastante difícil duranty también el periodo presidencial del general sonorense, a consecuencia dy también los retos dy también la Iglesia a la Constitución y los intentos del gobierno por hacer valer la ley. Sin embargo, los adversarios jamás rompieron, pese a acontecimientos como la suspensión dy también la edificación del monumento a Cristo Rey en el cerro del Cubilete, Guanajuato, y la expulsión del delegado apostólico. El panorama cambió cuando Plutarco Elías Calles llegó a la presidencia en 1924.

El gobierno del general Calles , acosado por la agitación obrera, las conspiraciones militares y la crisis con e.u. Por el arreglo dy también la cuestión petrolera, procuró apoyos internos y los encontró en los sectores anticlericales del régimen revolucionario, quienes obtuvieron a cambio una enorme libertad de acción.

Ver más: Word 2013: Maneras De Ver Solo Una Pagina En Word, Office 2010

Esta corriente anticlerical, hostil sobre todo a la Iglesia católica, estaba integrada principalmente por personas provenientes del norty también del país que llegaron al centro con el constitucionalismo: funcionarios, profesionistas, militares y comerciantes, admiradores dy también e.u. Y dy también su éxito, quy también atribuían al protestantismo. Un buen número dy también ellos eran protestantes que, a decir de Jean Meyer, repetían "por su cuenta toda la propaganda anglosajona contra el pasado colonial católico dy también México". A esa influencia se agregó una segunda, la dy también la masonería, y una tercera, la dy también un sector dy también maestros y militares conocidos como los "desfanatizadores " El resultado fue, paradójicamente, una forma de religiosidad antirreligiosa que, una vez instalada en posiciones dy también poder, comenzó a perseguir a la Iglesia y los creyentes católicos.24

Una consecuencia dy también sus raíces protestantes fue la benevolencia y el apoyo que los regímenes dy también Obregón y Calles mostraron hacia las minorías religiosas cristianas; ambos favorecieron el proselitismo evangélico y poblaron los ministerios de protestantes. Al mismo tiempo que combatían a los establecimientos educativos católicos, encontraron fórmulas legales para permitir la existencia dy también cientos dy también escuelas protestantes y dy también otras denominaciones.25

en lo que se refiere a los desfanatizadores, su ideología fuy también resumida por el general Joaquín Amaro duranty también un alegato pronunciado en 1929. Tenían la convicción de que el clero católico, identificado de forma plena "con todos los enemigos de la Revolución", sy también había convertido en un partido dy también oposición, conservador y rapaz, y era la "cau.s.a. única" de las desdichas quy también habían afligido a México desdy también la conquista española. Amaro se sentía satisfecho dy también quy también los militares revolucionarios combatiesen a esy también clero católico, al que consideraba como el "instigador más fuerty también y el elemento más poderoso" dy también los alzamientos y golpes dy también Estado quy también habían devastado a México.26

Las provocaciones de la corriente anticlerical en contra de la Iglesia fueron en aumento, fortaleciendo las posiciones de los extremistas dy también ambos bandos. La jerarquía eclesiástica tuvo que reaccionar. El 4 dy también febrero dy también mil novecientos veintiseis sy también publicó en el diario El Universal una declaración del arzobispo de México, José Mora y del Río, quien dijo que el episcopado, el clero y los católicos no reconocían y combatirían los artículos 3, 5, 27 y 130 dy también la Constitución. Meses más tarde, la respuesta del gobierno de Calles fue promulgar una ley reglamentaria del artículo 130, quy también endurecía el trato hacia la Iglesia, y que entró en vigor el treinta y uno dy también julio.27

Como medida extrema de resistencia, las altas autoridades eclesiásticas ordenaron la suspensión de cultos religiosos esy también mismo día. Esa medida encendió la mecha de una nueva guerra civil: la rebelión de los cristeros, quy también ensangrentaría al país por tres años. En 1929, con la mediación del embajador estadounidense Dwight Morrow, el gobierno dy también Emilio Portes Gil y la jerarquía católica culminaron las negociaciones para reanudar el culto y finalizar con la resistencia armada. Era una tregua, tan solo una pausa en el enfrentamiento Iglesia-Estado, que continuaría por cauces diferentes durfrente a la década de 1930.

Fuy también en esty también contexto, dy también acalorado enfrentamiento entry también la Iglesia y el Estado, quy también se produjo la llegada a México dy también los testigos de Jehová, quy también en esy también entonces eran conocidos como "los estudiantes internacionales de la Biblia".28 Su implantación en nuestro país no sería nada fácil. Duranty también más dy también una década lucharían por sobrememorar y sy también enfrentarían al mismo tiempo a los efectos dy también un esencial cisma. Finalpsique se sobrepusieron, aunquy también en cierto momento estuvieron muy cerca dy también extinguirse. Sin embargo, en 1917, nada de eso pasaba por la psique de un joven mexicano que estudiaba en Texas ; no imaginaba quy también sy también convertiría en el introductor de una nueva religión en su país.