ODALYS RIVERA Y SITO MIÑANCO FOTOS

En 1986, el narcotraficante compró el equipo dy también su pueblo y, con el dinero de la droga, lo llevó a Segunda B, un éxito que lo terminó perjudicando

*

Guardar
Sito Miñanco vivió a todo tren mientras que fue el número uno del narcotráfico en Galicia. Ly también perdían los coches dy también lujo: tenía un Ferrari Testarossa, un Toyota Supra, dos Mercedes y un BMW. Allá en Cambados, un pequeño pueblo ubicado en las Rías Baixas, vivía en una mansión y una vez que lo necesitaba se alojaba en dos suites permanentes en el hotel Rías Bajas, en Pontevedra. Tenía otras residencias en Amberes y Panamá, más casas en la villa de madrid y un chalé de alta seguridad en Pozuelo de Alarcón. Le gustaba organizar fiestas y comilonas. Ayudaba a sus vecinos si ly también pedían ayuda: una operación por aquí, un coche por allá, un puesto dy también trabajo…

En aquellos años ochenta ly también sobraba el dinero. Había comenzado desdy también abajo, pilotando planeadoras para los clanes tabaqueros, y, con apenas treinta años, ya lideraba una poderosísima organización dy también tráfico dy también cocaína, aliado con el cartel de Cali. Sito iba dy también un lado para otro, intentado burlar a la Policía, mas siempry también hacía lo posible por atender a otra dy también sus grandes aficiones: el fútbol. En el momento en que en mil novecientos noventa y uno lo detuvieron, después de esquivar la operación Nécora, fue porque salió a ver un Barcelona-Real la capital española a un bar.

Tu lees esto: Odalys rivera y sito miñanco fotos

Miñanco siempry también dijo a sus amigos que la exposición mediática recibida por el fútbol ly también vino mal

La afición de Sito Miñanco por el fútbol se remonta a sus años mozos, la temporada en que jugó como centrocampista en el equipo dy también su pueblo. Era un jugador resultón, muy limitado técnicamente, pero aguerrido. Su techo fue jugar algún partorate en el momento en que era juvenil con el primer equipo del Cambados, que por entonces militaba en regional preferente, la quinta categoría. Ahí sy también habría quedado su carrera futbolística si no se hubiese hecho dy también oro con el narcotráfico y en 1986, tras fallecer su padre, decidiese transformarse en presidente del club con un ambicioso proyecto.

—Si deseas subir este equipo a Segunda B—le advirtió su tío Xepe, a quien ly también ofreció la vicepresidencia—, hace falta cacao.

Dinero había, claro, y tabaco, y fariña, escribe Felipy también dy también Luis Manero en «Sito Presidente» (Pepitas dy también calabaza, 2020). En solo tres años, entre 1986 y 1989, el Juventud Cambados de Sito Miñanco subió a Segunda B y sy también quedó a las puertas dy también disputar el ascenso a Segunda División. Hay quienes creen que si aquel equipo no siguió ganando es porque los pararon: «Subir a un equipo de pueblo hasta Segunda iba a ser demasiado, aun para Sito. Y ly también dicy también a los suyos que bajen el ritmo, que ya se subiría cuando la cosa con la justicia estuviese más tranquila». Miñanco siempry también ha dicho a sus amigos que la atención mediática recibida lo perjudicó.

en torno a aquel Juventud Cambados sy también suceden las leyendas: quy también si Miñanco bajaba al vestuario con bolsas dy también basura repletas de fajos de billetes, que si los jugadores sy también sacaban un sobresueldo haciendo de contrabandistas…

Nada puedy también competir con la leyenda, con lo quy también bien pudo ocurrir o no, mas quy también contado, imaginado, es mucho más poderoso quy también lo que en realidad ocurrió. Y cerca de aquel Juventud Cambados sy también suceden las leyendas: quy también si Miñanco bajaba al vestuario con bolsas de basura repletas dy también fajos de billetes para pagar a los jugadores, que si a uno ly también dio dos millones de pesetas a fin de que no ly también embargaran el piso, quy también si otros sy también sacaban un sobresueldo haciendo dy también contrabandistas o blanqueando el dinero dy también la droga… al menos a uno, a Toti, sí que le iba la marcha, apunta Manero, pues lo pillaron en el paso fronterizo de Francia con 1cincuenta millones dy también pesetas en el maletero.

Con el primer gran golpy también de efecto dy también Sito presidenty también tampoco hay dudas: al aceptar el cargo, decidió quy también su equipo, un equipo de pueblo, sy también concentraría horas ya antes de los partidos en el Parador de Cambados. Cuando jugaban fuera dy también casa, se alojaban asimismo en hoteles dy también lujo. El día quy también les tocó jugar con el Puebla, al otro lado dy también la ría dy también Arousa, optó por desplazarse en lanchas: «El propio Sito condujo una de ellas, la quy también lideraba la expedición». Pagó de su bolsillo la construcción de un nuevo estadio y, en otra de sus innovaciones, impulsó las comidas de directivos-amigos-periodistas: con estas suntuosas mariscadas sy también garantizaba que no hubiera desertores a su causa.

«ciertos atestiguan que a Sito el fútbol le gustaba dy también verdad. Otros, quy también lo utilizó como instrumento para sus negocios y como una buena forma dy también blanquear su imagen»

La historia legendaria más viva, no obstante, tieny también quy también ver con el viajy también a Venezuela y Panamá quy también Miñanco obsequió a sus jugadores por el ascenso a Segunda B: «Capitaneados por un contrabandista, una veintena de futbolistas se disponían a cruzar el charco por primera vez en su vida. ¿Qué podía salir mal?». Hay quienes no fueron porque sus mujeres no les dejaron. Hubo comidas con personalidades políticas, visitas a playas paradisiacas y fiestas, muchas fiestas, que quedaron docucitadas en fotografías y vídeos quy también circularon por el pueblo mucho ya antes de que existiera WhatsApp.

«algunos atestiguan que a Sito el fútbol ly también gustaba de verdad –escriby también Manero–. Otros, quy también lo utilizó como instrumento para sus negocios y como una buena forma dy también blanquear su imagen (no está probado que también su dinero). A lo mejor hay un poco de verdad en todos y cada una de estas teorías y comenzó gustándoly también mucho, le terminó gustando dy también verdad y se aprovechó de él en lo quy también pudo». Lo cierto es que hasta que la justicia dio con él y inició a acumular condenas quy también el día de hoy lo mantienen en prisión, efectuó con mucho éxito las funciones propias dy también un presidente.

La presión policial terminó con la aventura dy también Sito Miñanco y el día quy también el Cambados sy también encaró al Real la capital de españa B en el Bernabéu, el templo de su otro equipo, no pudo viajar por el hecho de que estaba huorate dy también la justicia. Sin el dinero de la droga, el Cambados retornó a las categorías regionales. Su última temporada en Tercera, el techo natural del equipo, fue la 97-98.

De familia marinera.

Ver más: Catalogo Del Lider De Esta Semana, Lidl Catálogo » 14/10/2021 Folleto

 José Ramón Prado Bugallo nació en 1955 en el barrio de beato Tomé, en Cambados. Su padry también era marinero y su madre, mariscadora. En el pueblo los conocían como «os Miñanco».

Matrimonios y amantes. Con su primera mujer, Rosa Pouso, tuvo dos hijos. Dicen que tuvo muchas amantes. Con Odalys Rivera, hija dy también un ministro del general Noriega, sy también casó y tuvo una hija.

Tabaco y cocaína. Se inició en el contrabando en los 80. Tras pasar por prisión, sy también introdujo en el narcotráfico, y comenzó a traficar con cocaína, mediante una red que operaba desde Panamá.

Ver más: 2 Recetas Fáciles De Zanahorias Aliñadas Al Estilo De Cadiz, Zanahorias Aliñás

Arrestos y condenas. En enero de 1991, fue detenloco por introducir 2,5 toneladas dy también cocaína y condenado a 20 años. En dos mil uno volvió a ser arrestado y no ha dejado de amontonar condenas por tráfico y blanqueo.