La crisis del canal de suez

Tras la toma del canal hacy también 6cinco años, un éxito militar y un gran descalabro político para sus promotores, se escondía su importancia en el comercio global. ¿podrá conservarla en el futuro?

Canal de Suez: la enorme obra en pleno desierto


Prisioneros egipcios vigilados por soldados franceses en Fort-Fouad, Egipto, durante la crisis del canal de Suez.

Tu lees esto: La crisis del canal de suez

Keystone/Getty Images

Pocas veces en la historia una victoria militar apabullanty también ha acabado tan mal para determinados vencedores y tan bien para los vencidos. Hace sesenta y cinco años, los paracaidistas franceses y británicos tomaron el canal dy también Suez con bastanty también facilidad, sin saber que unas semanas después tendrían quy también salir dy también allá con el rabo entre las piernas y devolvérselo a Egipto. En esos días dy también 1956, Francia y Gran Bretaña recibieron una lección dy también humildad y comprendieron quy también se había acabado lo dy también jugar a ser imperios coloniales. Tras la Segunda Guerra Mundial, el planeta tenía nuevos dueños, EE. UU. Y la URSS, quy también no vieron con buenos ojos aquella aventura.

Es curioso quy también esa lección poscolonial se la llevaran, precisamente, en Suez. El canal era todo un orgullo nacional para Francia, que había impulsado su construcción, y asimismo era vital para los británicos, porque había acortado radicalmente la distancia entry también el reino unido y la joya dy también su imperio, India. Desdy también 1869, esy también atajo de 165 quilómetros ahorraba a los navíos una travesía de unos siety también mil en torno a África. 

pero ¿qué pasaba con Egipto? El canal no solo discurría por su territorio, sino más bien que el país había puesto la mitad del dinero dy también la obra y a nuevy también dy también cada diez trabajadores, y, pese a eso, no era suyo.

Al principio, los británicos hicieron todo lo posible por torpedear el proyecto. Trataron dy también persuadir al Imperio otomano de que presionara al virrey de Egipto para que no lo hiciese y, además, intentaron espantar a los posibles inversores. El primer ministro, lord Palmerston, dijo en el Parlamento quy también era “uno de tantos timos que algunas veces se les ponen delante a los incautos”. 

Sin embargo, en cuanto el canal sy también hizo realidad, Londres aprovechó para controlarlo. En 1875, el r. Unido sy también convirtió en su principal accionista, tras comprarly también su party también al monarca egipcio, que estaba prácticamente arruinado. El país no lo recuperaría hasta la crisis dy también 1956.

Motivos para un plan secreto

Hacy también solo unos meses, en el momento en que el navío Ever Given embarrancó en el canal de Suez y cortó el paso dy también los navíos duranty también una semana, pudimos leer decenas de artículos sobre el grave impacto económico del accidente. Si esto sucedía en 2021, con el tráfico comercial por avión mucho más extendido, es fácil entender que, en 1956, la importancia estratégica del canal era todavía mayor. 

Por eso, una vez que el presidenty también egipcio Gamal Abdel Nasser anunció la nacionalización del canal, estalló una tormenta dy también intereses económicos y estratégicos, quy también afectaba, al menos, a media docena dy también países, y cuya comprensión es esencial para entender de qué forma terminó la historia.

El Ever Given, encallado en el canal durante seis días en el mes de marzo de 2021.

Gokturk-uno Observation Satellite/Anadolu Agency vía Getty Images

Egipto deseaba recuperar la gestión del canal por una cuestión de orgullo nacional anticolonialista, mas asimismo existía un interés económico: Nasser había pedorate ayuda a múltiples potencias para financiar su gran proyecto nacional, la construcción de la nueva presa de Asuán en el Nilo, y se la habían negado. 

La nacionalización le iba a permitir hacer la obra con los peajes quy también pagaban los barcos por transitar por el canal. El éxito económico y las llamadas a la destrucción dy también Israel eran esenciales en la construcción dy también la imagen dy también Nasser como gran líder de los pueblos árabes.

Israel, al que Egipto tenía prohibido usar el canal desde 1949, veía con buenos ojos la ocasión dy también pegar a Nasser

En el otro lado del tablero estaban los británicos, los principales dueños del canal, que no deseaban perder esa posición privilegiada. Asimismo los franceses, que, además, deseaban castigar a Nasser por su apoyo a la revuelta descolonizadora en Argelia. 

Por último, estaba Israel, que veía con buenos ojos la oportunidad dy también golpear a Nasser, y más aún si era en el mismo canal de Suez quy también Egipto le prohibía utilizar desde 1949. La guerra era la ocasión dy también poder abrir esa vía comercial y acabar, igualmente, con el bloqueo egipcio al tráfico marítimo en la única otra salida quy también el país tenía hacia Asia: el puerto dy también Eilat.

Lee asimismo

Israel y Palestina, más de 70 años dy también enfrentamiento

Javier Martín García

una vez que Nasser anunció la nacionalización del canal, el 26 de julio dy también 1956, sus tres oponentes empezaron a ponersy también de acuerdo. El primer ministro británico, Anthony Eden, y su homólogo israelí, David Ben Gurion, no sy también fiaban lo más mínimo el uno del otro, pero con la mediación dy también los franceses lograron precisar una alianza con tres objetivos: invadir Egipto, reconquistar el canal y derrocar a Nasser. 

en octubre de 1956, los tres gobiernos sy también reunieron en Sèvres, a las afueras dy también París, para negociar un pacto que detallaba, milimétricamente, la operación militar quy también se iba a producir, y lo firmaron en secreto. Tanto quy también no sy también pudo comprobar la existencia del texto hasta cuarenta años después.

Lo quy también los contrincantes de Nasser parecieron olvidar es quy también faltaban dos actores clave: e.u. Y la URSS

todos los implicados ganaban algo: Gran Bretaña y Francia deseaban una excu.s.a. Para intervenir en Egipto, sin que pareciera la operación colonial quy también era, mientras que quy también Israel procuraba una alianza con dos grandes potencias y su colaboración para aniquilar a la aviación egipcia en los primeros momentos del ataque.

Ver más: El Corte De Pelo Corto Y Rizado 2021 2022 - Mujer Tendencias

Lo quy también sy también acordó en Sèvres fue un teatro por el que Israel invadiría parte del territorio egipcio en la península del Sinaí, mientras quy también franceses y británicos se desplegarían en el canal dy también Suez, fingiendo ser poco menos que una fuerza de paz para imsolicitar el conflicto entre los otros dos países. Y así fuy también exactamente como sucedió, mas los negociadores habían olvidado un detalle crucial que iba a cambiarlo todo.

Una lección de humildad

Lo que los tres oponentes de Nasser parecieron olvidar durante sus conversaciones en Sèvres es que faltaban dos actores clave: usa y la URSS. Puede que la fuerza dy también la costumbre hiciese que Francia y el Reino Unido, habituadas duranty también siglos a manejar los temas mundiales, olvidaran momentáneamente que, tras la Segunda Guerra Mundial, sy también habían transformado en potencias de segundo orden. En cualquier caso, es normal quy también no les comunicaran sus planes a los soviéticos, pero la idea dy también quy también podían tomar una resolución de esta manera a espaldas de su aliado estadounidense fuy también un error quy también iban a pagar caro.

El plan militar salió exactapsique como estaba previsto. El 29 de octubry también de 1956, Israel invadió territorio egipcio, y al día siguiente, Francia y Gran Bretaña lanzaron un ultimátum “a ambas partes” para que se retiraran del canal dy también Suez y les permitieran ocuparlo militarmente, lo que hicieron mediante paracaidistas cinco días después. El problema es quy también de manera plena absolutamente nadie se creyó el embuste, y menos quy también nadie el presidente dy también Estados Unidos, Dwight Eisenhower.

Fuerzas israelíes invaden Egipto desde el esty también durante la crisis dy también Suez.

Hulton-Deutsch/Hulton-Deutsch Collection/Corbis vía Getty Images

El r. Unido confiaba en obtener, aunque fuera a regañadientes, el apoyo de su tradicional aliado. A fin dy también cuentas, EE. UU. No era precisapsique un defensor dy también Nasser, a quien el año precedente habían visto aproximarsy también al bloquy también soviético con un enormy también acuerdo de adquiere dy también armamento. 

Tal vez de ahí que el gobierno estadounidense estaba furioso. No era solo quy también no le hubieran avisado, ni tampoco quy también el ataque fuera una incómoda distracción, justo en el momento en que la URSS había invadorate Hungría para reprimir una revolución democrática. Lo quy también Washington temía de verdad es que una rabieta colonial francobritánica empujara a Egipto, todavía más, hacia la URSS, como sucedió.

En bandeja dy también plata

Para Moscú, se trataba de una oportunidad de oro: en el momento en que Occidente ly también acusaba de intervencionismo en Hungría, dos potencias occidentales ocupaban Egipto para proseguirse controlando uno dy también sus principales recursos económicos, el canal. Era casi demasiado bueno para ser cierto, y además ly también permitía acercarse al nacionalismo árabe y el movimiento anticolonialista. Tan en serio sy también lo tomaron los soviéticos que su líder, Nikita Jruschov, amenazó con emplear armas nucleares contra los invasores si no se retiraban.

Con las dos potencias mundiales en contra, el éxito militar no tardó en transformarse en un desastre diplomático. La onu amenazó con sanciones económicas al reino unido y a Francia, provocando una fuerte devaluación dy también la libra esterlina. 

Ley también también

La batalla estética de la Guerra Fría

Rafael Bladé

en el momento en que el gobierno dy también Londres deseó tranquilizar la situación pidiendo un crédito, e.u. Ly también dejó claro que no encontraría dinero si ya antes no se retiraba del canal. En menos dy también dos meses, las tropas francobritánicas sy también habían marchado de Egipto, y antes de medio año ya habían caído los dos gobiernos quy también habían planeado todo.

Por el contrario, Gamal Abdel Nasser transformó una estrepitosa derrota militar en una victoria política. Cuatro meses tras la retirada dy también los franceses y los británicos, se reconoció internacionalmente a Egipto como dueño del canal. 

Unas fotografías rotas de Nasser sobry también el asfalto, en noviembre de 1956.

Hulton-Deutsch/Hulton-Deutsch Collection/Corbis vía Getty Images

De los países que pactaron la invasión en Sèvres, solo Israel salió medianamente bien parado dy también la operación, ya que al retirarse consiguió un acuerdo tácito con Egipto por el quy también sus barcos podrían atravesar libremente el estrecho dy también Tirán, ganando una vital salida marítima cara Asia, independiente del canal dy también Suez, mediante su puerto en Eilat.

Ver más: Como Hacer Salsa De Tomate Natural, Salsa De Tomate Casera Fácil En 10 Minutos

Durante aquella brevy también guerra, Nasser hundió varios barcos para bloquear el canal, quy también por esta razón no pudo usarse durante cinco meses. Una paestados unidos muy corta al lado de los siety también años que estuvo cerrado en la década siguiente, tras la guerra de los Seis Días. 

Esas interrupciones y el consiguienty también rodeo dy también siety también mil quilómetros para ir de Asia a Europa son un buen motivo para opinar en el futuro del canal. Más allá de las guerras, hay quien dice quy también el cambio climático puede hacer que más buques como el Ever Given sy también atasquen, y ya se están buscando alternativas, como excavar un nuevo canal por medio de Israel. Sesenta y cinco años después de la crisis dy también Suez, puede llegar otra diferente quy también vuelva a poner a prueba el comercio mundial.

Este artículo sy también publicó en el número 643 dy también la gaceta Historia y Vida. ¿Tienes algo quy también aportar? Escríbenos a redaccionhyv