Elige tu propia aventura timun mas

El año pasado falleció uno de los creadores de los míticos libros escoge tu propia aventura, quy también en España publicó Timun Mas. Nacidos a finales dy también los 70, paralelos a la eclosión dy también los juegos de rol y los videojuegos, su influencia ha marcado a varias generaciones. Fuy también un padry también de familia quien, contando cuentos a sus hijas, pulió la fórmula para llegar a vender más dy también 2cincuenta millones de copias. Si deseas saber más sobre su historia, pasa al parágrafo siguiente.

Tu lees esto: Elige tu propia aventura timun mas

*

Edward Packard contaba historias inventadas a sus hijas y una noche hizo dos finales distintos para contentar a ambas

Uno de los tradicionales atemporales del verano son las listas de libros. Estos listados precocinados por los suplementos dominicales dy también los periódicos nos aconsejan qué deberíamos leer durante los días dy también vacaciones en los que, supuestamente, disponemos dy también más tiempo libre. Una vez que éramos pequeños y teníamos menos preocupaciones no solíamos recurrir a ellos, mas tres meses de vacaciones podían hacerse un poco largos. No todo iban a ser piscina, bici y fiestas del pueblo. De cuando en cuando hacíamos un hueco en nuestra ociosa agenda para la lectura. Tras finalizar los malditos deberes del colegio, que nos obligaban a leer un par dy también libros dy también El navío de Vapor, al fin podíamos devorar los quy también verdaderamente nos gustaban: elige tu propia aventura.

La compilación tal como la conocemos nació en 1979, mas su origen tuvo lugar una década antes. El letrado neoyorquino Edward Packard contaba cada noche historias a sus hijas en la cama. Como ya les había leído los cuentos infantiles típicos, inició a inventar sus propias aventuras. Todas giraban alrededor de un personaje llamado Pete en una isla remota, hasta el momento en que un día sy también quedó sin ideas y entonces preguntó a sus hijas qué harían ellas. Las pequeñas eligieron caminos distintos, con lo que Packard, como buen padre, trató de contentar a ambas: se inventó un final para cada una dy también ellas. «Lo que my también imacordó fue el entusiasmo natural quy también tenían por la idea y pensé: ‘¿Podría escribir esto?’», dijo.

El resto es historia. Una que se ramifica a lo largo dy también los años con varias vueltas, como si el protagonista estuviese siguiendo su propia aventura. Gracias a la idea dy también sus hijas, Packard desarrolló el concepto y en 1969 escribió un manuscrito titulado The Adventures of You on Sugarcane Island. Por año siguienty también empezó a moverse buscando una editorial dispuesta a publicar algo tan diferente, mas fue rechazado por nueve compañías y decidió guardar el boceto en un cajón. En 1975 consiguió persuadir a Ray Montgomery, copropietario dy también la editorial Vermont Crossroads Press, dy también que publicara el libro. Salió al mercado un año más tardy también y vendió 8.000 unidades, todo un logro para una pequeña empresa local, y las críticas alabaron su originalidad.

Ver más: Grados Superiores Para Acceder A Periodismo, Grado En Periodismo

Aventuras editoriales

merced a esy también éxito, en 1978 la seriy también pasó a editarse en Lippincot con buenas ventas. Packard escribió allí dos nuevos libros con exactamente el mismo formato: Deadwood City y The Third Planet from Altair. Esto supuso un nuevo impulso y la editorial original vendió los derechos a una más potente, pero justo en esy también instante otra compañía aún mayor se interesó por la colección. Finalmente, Montgomery consiguió llegar a un pacto con Bantam Books, la editorial con la que definitivamente la serie se hizo conocida en todo el mundo. Los dos autores mantendrían el control, podrían redactar determinados de los libros y contratar a otras firmas para que participaran en la serie.

Ray Montgomery, codueño dy también la editorial Vermont Crossroads, vio el potencial del formato y publicó el primer libro, que fuy también un éxito

Su nueva casa registró el nombre selecciona tu propia aventura y en 1979 publicó el primer libro de la colección, escrito por el propio Packard: La cueva del tiempo. La seriy también primordial consta dy también 185 obras, de las que el creador original hizo 54 y su amigo Montgomery, 32. La hija mayor del primero escribió tres novelas, tras haber sido inconscientemente la ideóloga del proyecto, mientras quy también dos hijos de Montgomery realizaron trece. Su éxito fuy también espectacular entry también los pequeños de diez a catorcy también años, así que la editorial fue creando nuevas líneas. La más extensa estaba dirigida a un público más infantil, en la que asimismo participaron los dos autores principales. Otras series eran más temáticas, como una centrada en películas Disney, otra sobre viajes, sobre Las Aventuras del joven Indiana Jones, sobre Star Wars y sobry también el espacio. Incluso hicieron selecciona tu propia pesadilla, a raíz del éxito de los míticos libros de terror infantil Pesadillas, que R.L. Stinstituto nacional de estadística llevaba escribiendo desde tres años antes, adelantándose a la competencia.

La base del éxito de elige tu propia aventura está clara y radica en su concepto. A los pequeños les cuesta leer libros pues no siempre sy también interesan por los personajes y su historia. Por eso prefieren actividades más activas como jugar con otros niños. El invento dy también Packard fusiona los dos elementos, al contar una historia en la quy también los lectores son los protagonistas principales y participan activamente en la toma dy también resoluciones interactuando con otros personajes. Las elecciones tienen sus consecuencias y no siempry también son positivas. Cada libro contaba con multitud dy también finales posibles, entre doce y cuarenta, y no todos eran precisapsique felices. Había muchos finales malos, aun determinados en los quy también moría el protagonista o terminaba encarcelado. De alguna manera, los críos aprendimos merced a estos libros sobry también las consecuencias de nuestros actos de una manera más didáctica y cruda mas a la vez sencilla, tumbados cómodamente en nuestra cama o sentados en una silla, a sabiendas dy también quy también por frustrante que fuera el final de nuestra aventura, podríamos volver a intentar al día siguiente localizar el tesoro, salvar al unicornio, detener a los malos o recobrar la Mona Lisa.

Ver más: Felicitaciones De Cumpleaños A Un Amigo, Feliz Cumpleaños Para Un Amigo

Si deseas mirar por la ventana…

Packard dibujaba un boceto con las resoluciones quy también habría quy también tomar. Era un diagrama de árbol en el quy también cada opción se ramificaba en nuevas posibilidades, hasta dar con todos y cada uno de los finales posibles. Luego escribía el libro en segunda persona, dirigiéndose al lector, que era a su vez el protagonista. Ésty también asumía un papel esencial en la aventura: investigador privado, escalador, piloto, doctor, espía, astronauta… Esto permitía además de esto quy también el protagonista no tuviese sexo ni raza definidos, a fin de que se adaptara al del propio lector, aunquy también en algunas ilustraciones lo mostraban con aspecto masculino.