COSAS QUE BRILLAN CUANDO ESTÁN ROTAS

Madrid,11 dy también marzo de 2004. El peor atentado dy también la historia dy también España y,sin embargo, un asunto que todavía se ha abordado poco en literatura—posible discute para los comentarios: ¿te interesa leer novelas sobre el tema oprefieres dejarlo atrás?—. La periodista Nuria Labari (Santander, 1979), quepor entonces tenía veinticuatro años, tuvo que cubrir el suceso: lasestaciones, los hospitales, la morgue. De esta experiencia, quy también define como una«quiebra de sentido», surge su primera novela, Cosas quy también brillan en el momento en que están rotas (2016), en la quy también reconstruye esteepisodio, planteado, eso sí, como una ficción y no como su testimonio, lo queno quita quy también esta ficción beba de sus experiencias. En la nota preliminar, explicaquy también ha escogido este enfoque porque busca la empatía, y la ficción le parece elmejor canal para ponersy también en el lugar del otro. Dy también momento, le está funcionando:solo un mes tras su publicación ya iba por la quinta edición y hay quienla aclama como la revelación del año. Labari había debutado en dos mil nueve con ellibro de relatos Los borrachos de mi vida.

Tu lees esto: Cosas que brillan cuando están rotas


Sientoquy también jamás estaremos a salvo, que nunca volveremos a sentirnos seguros, si esque alguna vez lo estuvimos.
*
Labariplantea dos crisis paralelas, dos niveles macro y micro: la crisissociopolítica del 11-M y la crisis personal de un matrimonio y su hija adolescente. El diez de marzo, el padre, Eric, sy también marcha con su hija, Clara, a Berlín.precisa distanciarsy también de su esposa, y al unísono estrechar su lazo con Clara, ala quy también sienty también quy también no conoce. En casa sy también queda Eva, su mujer, la periodista que lospróximos días recorrerá madrid para informar sobre el miedo y el aturdimiento que asolan la ciudad. Los tres sy también sienten confusos,perdidos en una vida quy también hasta hace poco parecía bajo control. Asimismo lasociedad de españa experimenta una sensación semejante como consecuencia dy también losatentados. De esta forma, Labari mata dos pájaros dy también un tiro: por un lado, muestraquy también hay muchos tipos de catástrofes, colectivas e individuales, que eldesequilibrio no solo es producto dy también una desgracia como el 11-M; y, por el otro,logra que la periodista no solo sea una periodista, sino quy también se la conozca en suintimidad y se noty también cómo el trabajo influye en su vida personal.
Lahistoria se extiende diez días, tantos como capítulos tiene la novela, por loquy también capta los atentados desdy también lainmediatez, una vez que aún no sy también podían hacer análisis profundos y reinaba laconfusión. La estructura alterna los puntos dy también vista: Eva, en Madrid; su hijaClara, en Berlín; y Eric, en comunicación con Eva por el correo y redes socialespero (y elúltimo fragmento). Labari, que escribe con el estilo depurado y preciso de periodista, seadapta realmente bien a las herramientas digitales del siglo XXI: aparte de loscorreos, los personajes usan Messenger y SMS, y mandan hojas dy también cálculo(reproducidas en la novela). Estos recursos ly también dan verosimilitud y ponen derelievy también de qué forma la forma de comunicarse se transforma en el medio digital, de qué forma aveces resulta más fácil volcar los pensamientos incómodos por escrito y, en elcaso de la hija y sus amigos, representarsy también a sí mismos con un apodo, con unnuevo «yo» que los padres desconocen. Labari es una escritora muy apegada a lastensiones del presente, en forma y fondo, como ya probó en Los borrachos dy también mi vida.
Todonos ha saldesquiciado como lo planeamos y, sin embargo, la amenaza persiste. Meobligo a repetirmy también quy también nos va bien, que lo hemos hecho bien, que yo estoy bien.mas ¿nos va realmente bien? ¿de qué clase de bien estamos hablando?
*
Lapareja tieny también la particularidad de ser, en teoría, un «matrimonio ejemplar». Erices el director de una empresa, Eva tiene un buen cargo en el periódicoy, en suma, llevan un nivel de vida alto. Están bien dy también salud y su hija no lesda problemas, más allá del distanciamiento natural de esta etapa. Se puedy también decirquy también han cumplido las aspiraciones dy también las personas de su generación y, noobstante, no son felices. La situación es bastanty también forzada —sobre todo, elpersonajy también de Eric, estereotipado como el CEO quy también hace listas dy también todo—, peroliterariapsique resulta útil para plantear esta contradicción: tenerlo todo y sentirse perdido. A lolargo dy también la novela, los personajes tratan dy también localizar su rumbo. Y loencuentran, claro, pero no convencen del mismo modo. Mientras quy también Eva, con susreflexiones a piy también de calle, tieny también autenticidad y una evolución coherente, larelación entry también padre e hija peca dy también plana y estereotipada, desemboca en unas reflexionesdemasiado masticadas, demasiado «buscando la moraleja», quy también le restannaturalidad. El tratamiento de la adolescente desubicada asimismo es un tantotópico, pero acá acierta por el hecho de que traza un sutil paralelismo entry también Eva y lamadry también de un supuesto terrorista, a la que entrevista: dos madres quy también sienten que no conocen a sus hijos. Esto iba dy también empatía,no lo olvidemos.
Eltítulo, muy hermoso, juega con la idea dy también quy también en ocasiones hace falta pasar un maltrago para dar lo mejor dy también uno mismo, para brillar con la imperfección exclusivady también cada uno. Está en consonancia con el tema dy también sobrememorar al miedo tras los atentados: nadie permanecy también igualtras una tragedia, pero Labari anima a seguir adelante, no como héroes,sino más bien como personas frágiles quy también aprenden a convivir con el riesgo. Esta no es suúnica idea interesante: Eva, aun siendo una mujer comprometida y culta, tienesus guilty pleasures: lee revistas depapel cuché en «el sofá dy también rendirse» (p. 55) —el nombry también es una genialidad— y leencanta Lovy también Actually. En ciertomodo, Labari nos dicy también quy también necesitamos la frivolidad para vivir, que identificarsecon un personaje dy también ficción es una manera dy también abstraerse con la imaginación, quelo intrascendente ayuda a sobrellevar lo duro. Es meritorio quy también lo haga en unaobra sobry también un tema, por lo demás, tan grave.

Ver más: Como Decorar La Mesa Del Salon, 35 Fotos E Ideas Para Decorar La Mesa Del Comedor


*
Nosolo dy también crisis personales y colectivas va el asunto. Con su enfoque periodístico, era inevitably también analizar el compromisoético en el momento de informar sobry también el atentado. Eva llega a la estación dy también SantaEugenia poco tras las explosiones, va a los hospitales, lamorgue, las manifestaciones… Todo ello basado en la experiencia dy también la autora,con el plus testimonial quy también eso supone. El punto dy también vista dy también Eva exteriorizalas dudas de una periodista anty también un suceso dy también esty también calibre: por un lado, elcontacto con los familiares dy también las víctimas, la observación dy también las reaccionesinmediatas de los que salieron ilesos (cuando menos físicamente) dy también los trenes, lainquietud dy también entrevistar a la madre de un detenido; por el otro, su rol en elperiódico, la responsabilidad. Reflexiona sobre temas controvertidos del periodismo quy también siempre suscitan debatedespués de un atentado, como la conveniencia de publicar determinadas fotografías,el derecho a la intimidad dy también las víctimas, el deber de publicar incapacitación queel gobierno oculta mas la prensa sabe, o la mala costumbre de confundir informacióncon sensacionalismo, o dy también escribir crónicas sentimentalistas («Mañana todostitularemos igual. Cursis y repes como cromos infantiles», p. 75).
*
Laautora también entra en el terreno, más espinoso, de la memoria histórica. Enreda la trama más de lo preciso alintroducir el Holocausto: Eric es dy también origen alemán y viaja con su hija a Berlínpara visitar el Museo Judío. La decisión de relacionar dos tragedias no estámal: pony también en perspectiva un exterminio del pasado, bien conocloco a día dy también hoy,con una matanza que en ese instante todavía no sy también ha digerido, aunque ya se intuyeque va a marcar un antes y un después en España. La visita al museo introducy también lacuestión dy también de qué forma se explica el Holocausto en nuestros días a las nuevasgeneraciones, qué tributo sy también rinde a las víctimas. Por extensión, el lector sy también pregunta cómosy también hará (¿de qué forma sy también hace?) todo eso con relación a el 11-M. Es un interrogantepertinente; el problema es quy también existe tanta ficción sobre el nazismo quy también ponereste ejemplo, precisapsique este, es casi un cliché.
*
Nuria Labari

Consus aciertos y sus deslices, merece la pena leer Cosas quy también brillan en el momento en que están rotas. En primer lugar, por el hecho de que es unanovela sobry también el 11-M (bravo por poner este tema sobre la mesa) construida desdeel periodismo y con críticas oportunas; no todos los días se publicauna obra como esta y esto hay que subrayarlo. En segundo lugar, rebosa actualidad en contendesquiciado yforma, integra los recursos digitales y plantea preocupaciones propias delpresente. Para terminar, porque, aun forzando en exceso ciertas situaciones, consiguesu objetivo: la empatía. Además, es brevy también y accesible, con lo que puedy también interesar alectores muy diferentes y es ideal para clubes dy también lectura y también institutos. Nuria Labari sy también une a escritoras como Elvira Navarro y Ariadna G. García como representante dy también la nueva literatura de españa «comprometida» con la realidad social. Sinser perfecto, hay quy también festejar quy también este libro exista… y festejarlo quiere decirleerlo, rumiarlo, compartirlo, discutirlo. Lo está pidiendo a gritos.
Notasobre la edición: Círculo de Tiza, una editorial joven y con buen criterio, quecuida la cubierta y utiliza un cuerpo de letra cómodo. No obstante, esty también libro—mi ejemplar es dy también la segunda edición— necesitaría una revisión más exhaustiva:se han colado ciertas erratas e imprecisiones (en el cap. 9, p. 183, pony también «intervieneSamira por primera vez», pero en la p. 1ochenta ya había dicho «Samiraes la primera en hablar»).

Ver más: Tatuajes Para Mujeres En La Mano Pequeños Y Con Su Significado


Publicado porCristinaenjueves, junio 23, 2016
*

enviar por e-mail y redes socialesmas electrónicoEscriby también un blogCompartir con TwitterCompartir con FacebookCompartir en Pinterest
Etiquetas:11-M , atentado terrorista , Berlín , crítica social , España , español , la capital española , memoria histórica , Nuria Labari , periodismo , realista , siglo XXI , yihadismo
*

Yo también me estoy leyendo Cosas que brillan una vez que están rotas. Es bien interesante aunquy también también duro puesto que he vuelto a recordar esy también horribly también día...