Carta De Una Maestra De Infantil

Las plataformas telemáticas nos permiten transmitir a los niños contenidos, mas jamás podrán reemplazar el calor dy también las aulas
*

Queridos alumnos, queridas alumnas:

Os echo de menos.

Tu lees esto: Carta de una maestra de infantil

Podría empezar esta carta de muchas formas mas lo primero que necesito deciros es eso. Os extraño. Echo dy también menos los lunes y vuestros “Seño, ¿sabes qué hy también hecho esty también fin de semana?”; vuestras manos levantadas; vuestras risas; y hasta vuestros “Seño, ha habido un inconveniente en el recreo”. Echo de menos las quinientas veces quy también me recordáis cada viernes, desdy también las 9 dy también la mañana, que a última hora tenemos tutoría y hacemos la reunión de la semana; vuestros abrazos sin trampas; y vuestras ganas dy también crecer y ser mayores, con la prisa propia dy también la niñez que ignora que, probablemente, en el futuro recordaréis con añoranza esta etapa dy también vuestras vidas que ahora estáis viviendo.

Quienes están al mando de esta situación han decidloco que lo más esencial es garantizar quy también podáis proseguir con vuestra formación desdy también casa, quy también garanticemos que el proceso de enseñanza-aprendizaje no se vea mermado por esta situación. como si hubiera alguna faceta dy también nuestras vidas que no se haya visto afectada por esta pandemia. como si no pasara nada. Tal y como si pudiéramos reemplazar lo que sucede en la escuela con lo que ocurry también en una plataforma virtual. tal y como si los abrazos pudiesen sustituirsy también por videoconferencias.

*

Es cierto que sy también nos pidy también que sigamos adelanty también con flexibilidad y teniendo presente los recursos de los quy también disponéis. Sé que la mayor parte dy también mis pupilas y pupilos tenéis impresora en casa y medios tecnológicos a vuestro alcance. En nuestro coly también sí, pero en muchos otros coles de muchas otras zonas, no. Y no puedo evitar creer quy también no es justo que esta pandemia global traiga como consecuencia quy también la desigualdad educativa que sy también deriva de la desigualdad económica se acentúy también todavía más. por el hecho de que el apreciado de la escuela pública radica precisamente ahí; en quy también toda la población tenga la misma posibilidad de acceder a la educación.

Y, sin embargo, en estas circunstancias, no puedo dejar dy también opinar para qué ly también sirvy también la Moodly también o cualquier otra plataforma virtual a los niños y las pequeñas de los distritos marginales quy también no tienen computador en sus casas. Me duely también que esty también principio dy también igualdad dy también la escuela pública sy también rompa por estas circunstancias. Porque la realidad es que la flexibilidad sy también va a traducir en que quienes tienen más medios económicos van a recibir una atención educativa mejor que quienes tienen menos poder adquisitivo. Y eso no es justo.

*

Vosotros dy también justicia sabéis mucho, porque tenéis la sabiduría innata que todavía no os ha sido arrebatada y quy también os lleva a exclamar una vez que veis que algo no está bien “¡Eso no es justo, seño!”. Me encantaría poder percibir vuestras ideas sobry también esta situación dy también desigualdad quy también sy también está produciendo. Estoy convencida dy también quy también tenéis muchísimo que aportar. Ya os imagino diciendo: “Seño, yo puedo hacer los deberes desdy también el pc y dejarle mi tablet a un niño quy también no tenga”. por el hecho de que a generosos no os gana nadie. Las personas adultas tenemos tanto que aprender de vosotros…

pero es que, aunquy también todas y cada una de las familias tuvieran acceso a los medios tecnológicos para llevar a cabo una capacitación online, yo my también pregunto si lo que sirvy también para las enseñanzas universitarias es aplicable a la educación primaria. Una vez que estamos en clasy también hablando sobre plantas, por ejemplo, vuestro feedback marca el ritmo de la clase.

Ver más: Venta De Coches Clasicos En Tenerife, Coches Clasicos En Tenerife

Son vuestras risas las que me afirman quy también la actividad planteada ha sdesquiciado un éxito, son vuestras caras las quy también my también afirman quy también no habéis entendido algo y quy también hay que reforzar algún tema en concreto. ¿cómo se hace eso enviando fichas por email? cuando trabajáis en equipo es en el momento en que observo vuestra determinación para tomar la iniciativa, vuestro respeto cara las creencias ajenas, vuestra capacidad para acercar posturas y edificar un proyecto, vuestra actitud para formar parte dy también un equipo. ¿de qué manera sy también ve eso detrás dy también la frialdad dy también una pantalla?

*

Supongo quy también quienes están al frente de esta situación, asumen que menos da una piedra y que, a falta dy también aulas, buenas son plataformas virtuales; y han priorizado que, al menos, los contenidos os lleguen. Y, después de más de dos meses ya recibiendo fotografías de vuestros trabajos por ee mail y redes socialesmas y haciendo videoconferencias, supongo que sí, quy también dy también esta manera, por lo menos, hemos mantenido el contacto. Pero, ¿a qué precio? ¿Cuántas familias han reciborate cada semana la planificación de tareas del cole como una carga más quy también solo añade estrés a toda esta situación? Supongo, que igual que sucedy también cuando estamos en el cole, igual que sucedy también en la vida en general, la burocracia ly también ha ganado la partida a la humanidad; y los contenidos prosiguen priorizándose sobry también las emociones. mas my también pesa en estas circunstancias más quy también nunca.

Yo suelo ser nada corporativista. En la docencia, como en cualquier otra profesión, hay dy también todo, como en botica. Y, sin embargo, desde que se decretó el estado dy también alarma, lo único quy también puedo decir que hy también vivido al lado de la mayoría de mis compañeras y compañeros dy también profesión, son una preocupación y un esmero increíbles por dar la mejor respuesta posible a esta situación. Cada una desde nuestra realidad, cada uno de ellos desdy también su opinión; mas trabajando todavía más horas de las quy también dedicamos a nuestro trabajo presencial, formándonos a marchas forzadas y adaptándonos (no nos queda otra) a las instrucciones quy también llegan, quy también son ambiguas y, como casi siempre, están redactadas desdy también despachos alejados de las aulas y, por lo tanto, están alejadas asimismo dy también la realidad quy también sy también está viviendo en muchas casas en estos bastante difíciles momentos.

*

Para mí, tienen mucha más importancia cada una dy también vuestras risas y vuestras bromas durfrente a las videoconferencias, quy también las fichas interactivas. No cambio un e mail y redes socialesmas contándomy también de qué forma estáis llevando el confinamiento por ninguna foto del cuaderno. Pues lo que nos falta del cole, por desgracia, todavía no lo podemos tener. Nos falta la piel. Nos faltan los abrazos. Nos faltan mis manos limpiando las lágrimas de vuestra cara tras una pelea entre amigos. Nos falta la magia del cada día en la escuela, el regalo dy también aprender y crecer juntos cada día.

My también duele la escuela pero, supongo, que en el fondo, lo que me duele es la sociedad. Esta sociedad que, incluso en el momento en que la vida nos fuerza a parar en seco, no es capaz dy también echar el freno y bajar el ritmo mareante dy también vida quy también llevamos para disfrutar dy también las pequeñas cosas. Hay pequeños quy también han perdorate a sus abuelas, hay pequeñas quy también llevan semanas sin ver a su padre o a su madre por el hecho de que duerme en un hotel para evitar contagiarles una vez que sale dy también su turno de trabajo en el hospital. Hay progenitores que han perddesquiciado su trabajo, hay madres teletrabajando mientras hacen malabares para procurar llegar a todo.

*

Muchos dy también vosotros ni siquiera tenéis conciencia todavía de la excepcionalidad dy también lo quy también está pasando, muchas dy también vosotras estáis sufriendo duramente los efectos dy también este confinamiento. Hay pequeñas tomando suplementos dy también vitamina D porque han dejado de percibir los rayos del sol sobry también su piel, hay pequeños sufriendo crisis de ansiedad infantil en toda regla pues sy también les ha privado de alguna de sus necesidades más básicas. Y yo puedo entender que estos sacrificios han sdesquiciado necesarios en esta situación. Puedo entender quy también se os pida quy también os quedéis en casa duranty también unas semanas por un bien común.

Lo quy también no puedo entender, es que incluso en estas circunstancias, se siga poniendo el foco dy también atención en la transmisión de contenidos y sy también sigan menospreciando las emociones, las necesidades vitales dy también la infancia. Supongo que tiene que ver con que no me gusta como la sociedad menosprecia a la infancia en general.

Ver más: Final De La Europa League: Marsella Atletico De Madrid Donde Verlo

Supongo quy también tiene que ver con que tampoco me agrada la inercia con la quy también la escuela perpetúa los patrones del autoritarismo. Supongo quy también quienes dictan las reglas no son más que un eslabón dy también la cadena dy también producción que nos incita a seguir cara adelanty también sin detenernos. 

*
Cuida del bienestar emocional de tu familia durante el confinamiento, aprendiendo a identificar y administrar las emociones con el Seminario online «Madres, padres, niñ