Acoso laboral por razon de genero

*
convocado por radiobalochi.org
*
similares en radiobalochi.org
*

gaceta radiobalochi.orgnezolana de Estudios de la Mujer

radiobalochi.orgrsión impresa ISSN 1316-3701

gaceta radiobalochi.orgnezolana de Estudios de la Mujer v.14 n.32 Caracas jun. 2009


Violencia de género en el trabajo: acoso sexual y hostigamiento laboral*

Doris Aceradiobalochi.orgdo** Yajaira Biaggii*** Glanés Borges****

* Trabajo presentado en la V Jornada Nacional Uniradiobalochi.orgrsitaria de Inradiobalochi.orgstigación en Género “Homenajy también a Viki Ferrara-Bardile” 2seis al 2ocho dy también octubry también de 2006, Mérida. radiobalochi.orgnezuela

** Docente-inradiobalochi.orgstigadora postgrado en Salud Ocupacional, área: Mujer, trabajo y salud. Centro de Estudios en Salud y Trabajo. CEST. Uniradiobalochi.orgrsidad dy también Carabobo. Doris_aceradiobalochi.orgdo
intercable.net.radiobalochi.org radiobalochi.orgnezuela

*** Médica ocupacional

**** Abogada laboral. Jueza del trabajo

RESUMEN

Las relaciones sociales dy también género sy también expresan en una distribución desigual dy también poder entre hombres y mujeres, generando situaciones de tensión y violencia quy también afectan, fundamentalmente, a las mujeres. El hostigamiento laboral y el acoso sexual en el trabajo son expresión de la violencia de género muy extendida en los espacios laborales. Estas agresiones generan malestares físicos y psicológicos en las mujeres afectadas, de este modo como desmedro dy también su situación económica y familiar. En este estudio exploratorio con abordajy también cuanticualitativo, hemos encontrado a modo general y preocupante, que la totalidad del grupo focal dy también trabajadoras participantes, relata haber sufrdesquiciado hostigamiento en algún instante dy también su trayectoria laboral.

Tu lees esto: Acoso laboral por razon de genero

PALABRAS CLAradiobalochi.org: Violencia dy también género, hostigamiento laboral, acoso sexual laboral

ABSTRACT

Gender social relations are expressed in an unequal distribution of power between men and women, creating tension and violence situations that affect mainly women. Job harassment and sexual harassment at work show thy también widespread gender violency también in working environments. Thesy también attacks cause physical and psychological symptoms in affected women, so as harm to their economic and family situation. In this exploratory study with quantiqualitatiradiobalochi.org approach, wy también found as a general and worrying character that thy también entire focus group of women participants told to havy también had harassment at somy también point in their career path.

KEYWORDS: Gender Violence, harassment at work, sexual harassment at work.

data dy también recepción dy también artículo: 2 marzo dos mil ocho data de aceptación de artículo: 1ocho marzo 2009

Introducción

El interés por el estudio dy también la violencia en el trabajo es reciente, pudiendo ubicar un mayor interés en la última década. Los primeros estudios se ubican en mil noradiobalochi.orgcientos noradiobalochi.orgnta con el trabajo dy también Heinz Leymann acerca del mobbing y el tfallo psicológico en el trabajo.uno Desdy también entonces, la terminología utilizada para referirsy también a las situaciones de violencia laboral es diradiobalochi.orgrsa, atendiendo a las variadas formas dy también expresión dy también las mismas: moobing, buylling, hostigamiento, acoso laboral, acoso sexual, victimización, incivilidad. No obstante, se observa creciente interés por estudiar e interradiobalochi.orgnir este fenómeno por su amplitud y pues afecta a party también importante dy también la población trabajadora. Actualmente encontramos una mayor cantidad de trabajos científicos sobre el tema y en varios países se han formulado legislaciones concretas para atender y preradiobalochi.orgnir la violencia en el trabajo2. Del mismo modo la Organización Internacional del Trabajo (OIT) insta a los países miembros a dictar regulaciones para crear un ambienty también de trabajo libre dy también acoso laboral. La OIT ha señalado el acoso sexual y el hostigamiento laboral como una violación dy también los derechos fundamentales de los trabajadores, declarando quy también constituye un inconradiobalochi.orgniente dy también seguridad y salud, un inconradiobalochi.orgniente de discriminación, una inaceptably también situación laboral y una forma de violencia (primariamente contra las mujeres). Particularmente, el asedio sexual hay quy también entenderlo como una forma de discriminación por razón del sexo; así, una Comisión de expertos dy también la OIT ha condenado el acoso sexual en virtud del conradiobalochi.orgnio núm. 11uno sobry también la discriminación en el empleo y la ocupación (1958). En 1985, la Conferencia Internacional del Trabajo reconoció quy también el acoso sexual en el lugar dy también trabajo deteriora las condiciones dy también trabajo de los empleados y sus perspectivas dy también empleo y promoción, y abogaba por la integración de medidas para combatirlo y evitarlo en las políticas para progresar en la igualdad.

El análisis dy también género en la violencia laboral es aún más reciente, respondiendo a su radiobalochi.orgz a un mayor interés por el enfoque de género en el análisis de las relaciones laborales y por las constataciones de una mayor incidencia en la victimización laboral dy también las mujeres. El hostigamiento laboral puede estar matizado por distintas expresiones de las desigualdades dy también poder que se originan en las relaciones sociales, sean estas jerárquicas, dy también clase, de etnia, dy también raza o de género

La violencia de género en el trabajo es un hecho cotidiano que sy también expresa en las relaciones laborales y en las relaciones entre los sexos en el ambiente laboral, pero que no es suficientepsique reconocido como transgresión, con fuerty también tendencia a la banalización o normalización de los hechos; y, sus consecuencias en la integridad física y psicológica dy también la víctima, no son atribuidos a la cau.s.a. Generadora. Kaupinen (1997: 235) afirma que estudios realizados en países europeos reradiobalochi.orglan que el acoso sexual en el trabajo no es un fenómeno aislado “para millones de mujeres dy también la Europa Comunitaria, el acoso sexual es una parte no deseada y desagradable dy también sus vidas laborales”. Los estudios realizados dan cuenta dy también un empeoramiento del sufrimiento sicológico dy también los trabajadores, estimándosy también quy también al menos, uno de cada diez trabajadores sufry también hostigamiento psicológico en el trabajo (Genest, Christian y col. 2005:2).

En radiobalochi.orgnezuela, los estudios sobry también la violencia dy también género en el trabajo son aún incipientes, pero sy también ha avanzado tímidapsique en la tipificación de la transgresión en cuanto al acoso sexual en el trabajo, en la legislación3 y en determinados casos como cosa juzgada. Sabemos de, al menos, un caso en el que sy también sentó jurisprudenciacuatro referido a un ejecutivo bancario quien fuy también demandado por siety también secretarias por el delito de acoso sexual tipificado en el artículo 19 de la Ley sobry también Violencia contra la mujer y la familia, el como fue sentenciado a cárcel de un año, siete meses y radiobalochi.orgintidós días. Es más frecuente encontrar en los tribunales procesos de demanda sobre hostigamiento laboral que sobre acoso sexual en el trabajo; por otro lado, lo largo del proceso y los resultados conseguidos resultan poco alentadores a las y los probables denunciantes.

En nuestro país, la tasa dy también incorporación dy también las mujeres al trabajo aumenta progresivamente, alcanzando en enero dy también 2006 más de la mitad (52%) dy también las mujeres mayores de 15 años5, lo quy también supony también quy también una de cada dos mujeres mayores dy también 15 años está en peligro de sufrir hostigamiento laboral y/o acoso sexual en el trabajo. Por otro lado, las mujeres acceden más a empleos precarizados (contrataciones eradiobalochi.orgntuales, empleo informal, horarios irregulares) lo quy también las coloca en una situación dy también mayor vulnerabilidad dy también padecer hostigamiento laboral y/o acoso sexual. A partir dy también los noradiobalochi.orgnta, la precarización del empleo de las mujeres sy también ha acentuado de la misma manera que la intensificación del trabajo por efecto dy también la flexibilización laboral6, lo que ha generado condiciones para que sy también agraradiobalochi.org la violencia laboral cara ellas.

La Ley orgánica para el derecho dy también las mujeres a una vida libre de violencia, recién aprobada por la asamblea Nacional el 25 dy también diciembry también dy también 2006, tipifica el hostigamiento laboral, el acoso sexual en el trabajo y la violencia laboral como delitos sujetos a sanción y apunta medidas preradiobalochi.orgntivas quy también deben tomarse para su erradicación7. Igualmente, la Ley orgánica de preradiobalochi.orgnción, condiciones y medio ambiente de trabajo (LOPCYMAT), en su artículo 56, numerales 5, ocho y 9, estipula como deber de empleadores y empleadoras tomar medidas para eludir la discriminación en el trabajo, el hostigamiento laboral y el acoso sexual:

abstenerse de realizar, por sí o por sus representantes, toda conducta ofensiva, maliciosa, intimidatorio y de cualquier acto que perjudique psicológica o moralmente a los trabajadores y trabajadoras…” (Nº 5) “Tomar las medidas adecuadas para evitar cualquier forma de acoso sexual y establecer una política destinada a erradicar exactamente el mismo de los lugares dy también trabajo” (Nº 8) “Abstenerse de toda discriminación contra los aspirya antes a conseguir trabajo o contra los trabajadores y trabajadoras (Nº 9) Art. 65 LOPCYMAT

Se presume que la violencia dy también género es un hecho extendido en los ambientes laborales en nuestro país, tal como lo es en prácticamente todo el mundo. No obstante, no se han realizado estudios que muestren la magnitud de la misma. En el presente artículo pretendemos realizar algunas precisiones conceptuales de las manifestaciones dy también la violencia de género en el trabajo a partir dy también la bibliografía consultada, y a modo exploratorio, presentamos resultados de abordajes cuantitativos y cualitativos sobre las percepciones y experiencias de trabajadoras del Estado Aragua con relación a la violencia de género en el trabajo, particularmente, el hostigamiento laboral y el acoso sexual. Del mismo modo vamos a hacer una revisión dy también denuncias sobre hostigamiento laboral reseñadas en la página web de los tribunales dy también justicia.8

Bases conceptuales

El ámbito conceptual referido a la violencia en el trabajo sy también presenta poco claro, confluyendo una multiplicidad dy también conceptos para significar situaciones similares, pero quy también difieren por su forma, duración, percepción y también impacto. De allí que el hostigamiento laboral sy también entienda como un concepto horizonte, donde las formas y los conceptos que aludy también aparecen múltiples y complejos (Figura 1). Esta ambigüedad conceptual puede obstaculizar la normatización y la legislación orientada a erradicar la violencia laboral.

*

la adopción del acuerdo 111 quy también define la discriminación en el empleo como “cualquier distinción, exclusión o preferencia basada en motivos dy también raza, color, sexo, religión, opinión política, ascendencia nacional u origen social quy también tenga por efecto anular o alterar la igualdad de oportunidades o dy también trato en el empleo y la ocupación”, da pié para estimar la discriminación por sexo como una situación nociva en el ambiente dy también trabajo. En 1976 los estudios de Brodsky Caroll en “Harassed worker” aborda por radiobalochi.orgz primera el tema del hostigamiento laboral, y a partir dy también los noradiobalochi.orgnta con los estudios pioneros dy también Leymann

“Mobbing and psychological tfallo at workplaces” en Suecia, sy también le ha dado mayor relevancia a analizar la violencia laboral y sus consecuencias para las personas en el ambiente dy también trabajo.

En la bibliografía revisada encontramos distintos conceptos para acotar las situaciones de violencia en el trabajo, siendo las más usadas las quy también describimos a continuación:

Bullying: Hostigar, ofender, excluir socialpsique a alguien o afectarly también negativamente en el desempeño de su trabajo. Esa interacción o proceso tiene que ocurrir repetida y regularmente a fin de que sea considerado bullying (regularidad semanal en un periodo de seis meses). Bullying es un proceso escalonado en el como la persona confrontada termina en posición inferior siendo blanco dy también acciones sociales negativas sistemáticas (Einarsen, Stale y col., 2003. Convocado por Faulx, Daniel y Delvaux, Sophie, 2005)

Mobbing: Encadenamiento de comportamientos hostiles cara una persona, interviniendo dy también manera prácticamente rutinaria y duranty también un largo período, llevándola a una situación dy también impotencia con riesgos elevados de exclusión (Leyman, Heinz, 1996. Citado por Faulx, Daniel y Delvaux, Sophie, 2005)

Hostigamiento moral: todas las conductas abusivas y repetidas dy también todo origen, externas y también internas a la compañía o institución, que se manifiestan por comportamientos, palabras, intimidaciones, actos, ademanes y/o escritos unilaterales, teniendo por objeto o efecto agredir a la personalidad, dignidad o integridad física o psíquica de un trabajador o trabajadora, colocando en peligro su empleo o creando un ambienty también intimidante, hostil, degradante, humillanty también u ofensivo (Legislación belga de 2002, citado por Faulx, Daniel y Delvaux, Sophie, 2005). El hostigamiento moral comprendy también al hostigamiento laboral y al acoso sexual, que por su continuidad produce el resquebrajamiento moral, o destrucción, de la persona quy también lo sufre. (Hirigoyen, Marie-France, 2001: 11-13)

Hostigamiento laboral: Acciones repetidas con el objetivo de provocar dfragancia mental y/o físico, dirigorate a uno o varios individuos, quienes por alguna razón no son capaces de defendersy también ellos mismos (Björkvist y col, 1994. Convocado por Faulx, Daniel y Delvaux, Sophie, 2005)

Abuso emocional en el trabajo: Interacciones entre los miembros dy también una organización, caracterizadas por hostilidad radiobalochi.orgrbal y no radiobalochi.orgrbal, dirigidas a una persona o grupo de personas, con la intención de afectar negativamente su competencia como trabajadores (Keashly, 2001. Convocado por Faulx, Daniel y Delvaux, Sophie, 2005)

Abuso dy también poder: Hay abuso de poder cuando una persona utiliza su poder o su puesto con el poder implícito que comprende, para influenciar negativamente, menoscabar, sabotear o perjudicar el trabajo o la carrera dy también otra persona. El abuso dy también poder comprendy también actos flagrya antes como la intimidación, la amenaza, el chantaje, el desprestigio, la coerción. (Genest, Christian y col. 2005)

Acoso sexual: Toda conducta no deseada dy también naturaleza sexual que atenta contra la dignidad y la integridad de la persona quy también la sufre, que ocurra en los ámbitos laboral, docenty también o con ocasión de relaciones derivadas del ejercicio profesional, y con la amenaza expresa o tácita de causarle un mal relacionado con las legítimas expectativas que la víctima pueda tener en el campo de dicha relación.

Acoso sexual laboral: Toda conducta con implicaciones sexuales no solicitadas ni deseadas por la persona a quien va dirigida, que surgy también de o en la relación de trabajo y quy también da por resultado la degradación y humillación de dicha persona, generando un ambienty también dy también trabajo hostil.

Acoso, hostigamiento, asedio: Tres términos quy también son utilizados como sinónimos, pudiendo calificarse dy también moral o sexual y sy también aplica el calificativo laboral cuando éste ocurre en el ámbito y las relaciones dy también trabajo.

Violencia dy también género en el trabajo: Se refiere a “toda manifestación de agresión radiobalochi.orgrbal, gestual, física, psicológica y sexual, en el marco dy también las relaciones laborales, originada en las desigualdades entry también los sexos, que afecte la dignidad y también integridad dy también las personas, su salud y sus posibilidades dy también acceso, permanencia y ascenso laboral”. 9 La violencia de género en el trabajo sy también origina en las relaciones laborales y en las relaciones sociales dy también sexo, y sy también manifiesta en acciones y situaciones de hostigamiento laboral y dy también acoso sexual. Se considera una manifestación dy también las relaciones dy también poder desiguales entre hombres y mujeres, en la cual las mujeres resultan más afectadas por su situación de discriminación y subordinación social, siendo los agresores mayoritariapsique del sexo masculino. El inconradiobalochi.orgniente guarda relación con los roles atribuidos a los hombres y a las mujeres en la vida social y económica que, a su radiobalochi.orgz, directa o indirectamente, afecta a la situación de las mujeres en el mercado del trabajo y en el ambiente laboral.

La Comisión de las Naciones Unidas para la Erradicación dy también la Discriminación contra las Mujeres, considera al acoso laboral incurso en el conradiobalochi.orgnio de las Naciones Unidas sobry también la erradicación dy también todas y cada una de las formas de discriminación contra las mujeres, y ha adoptado la Recomendación General núm. Diecinueradiobalochi.org sobre la violencia contra las mujeres, quy también definstituto nacional de estadística expresamente contra este fenómeno10:

La igualdad en el empleo puede radiobalochi.orgrse seriapsique perjudicada una radiobalochi.orgz que se las somety también a violencia, por su condición dy también mujeres, por ejemplo, el hostigamiento sexual en el lugar dy también trabajo.

El hostigamiento sexual incluye un comportamiento de tono sexual como contactos físicos y también insinuaciones, observaciones dy también tipo sexual, exhibición dy también pornografía y exigencias sexuales, radiobalochi.orgrbales o dy también hecho. Este género de conducta puede ser humillante y puede constituir un problema dy también salud y dy también seguridad; es discriminatoria una radiobalochi.orgz que la mujer tieny también motivos suficientes para pensar quy también su negativa podría causarly también inconradiobalochi.orgnientes en el trabajo, en la contratación o el ascenso inclusiradiobalochi.org, o cuando crea un medio de trabajo hostil.

Consideramos, al menos, dos expresiones dy también la violencia de género en el trabajo: el hostigamiento laboral por razones de género y el acoso sexual laboral. La victimización en el trabajo puedy también ocurrir en ambos sexos, pero sy también ha observado una mayor incidencia en las mujeres, debido a una transferencia de las relaciones sociales de sexo o de género desiguales al medio laboral y a una situación de mayor vulnerabilidad, pues las mujeres están más presentes en posiciones laborales subordinadas y en espacios dy también mayor precariedad en cuanto a las condiciones dy también empleo y de trabajo. En los últimos años, el deterioro de las condiciones de empleo y dy también trabajo ha generado una mayor vulnerabilidad a trabajadores dy también los dos sexos, mas sobry también todo, a las trabajadoras.

Hostigamiento laboral de género

El hostigamiento laboral es considerado un medio por el como las personas de poder pueden controlar, manipular y humillar a personas subordinadas (Kaupinen, Kaisa, 1997: 237). Las mujeres son más habitualmente víctimas de asedio quy también los hombres, por el hecho de que en nuestras sociedades, patriarcales, el poder jerárquico del hombry también va acompañado de poder sexual11, es decir, el dominio del varón. Sin embargo, la mayor prevalencia de uno u otro sexo en la victimización pareciera estar relacionada con el grado de desigualdad de género en la sociedad.

La Encuesta Europea de condiciones dy también trabajo reradiobalochi.orgla diferencias entre los países en cuanto al predominio de uno u otro sexo dy también haber expericitado situaciones de hostigamiento laboral. Estudios realizados en Noruega12 no reradiobalochi.orglan diferencias significativas de sexo entre las víctimas dy también hostigamiento laboral y encuentran mayor ocurrencia en las ocupaciones dominadas por los hombres. En cuanto al acoso sexual laboral, el estudio de Kaisa Kaupinen (1997: 235) en Finlandia, probó que los hombres más perjudicados eran jóradiobalochi.orgnes trabajando en conjuntos de trabajo dominados por mujeres (como enfermeras o asistenciales), pero el impacto del acoso sexual es mayor en las mujeres que en los hombres. Mujeres y hombres reaccionan en forma semejante al acoso: ignorando la conducta o evitando al acosador.

El acoso sexual laboral

Por acoso sexual laboral sy también entiendy también toda conducta con implicaciones sexuales no solicitadas ni deseadas por la persona a quien va dirigida, que surgy también dy también o en la relación dy también trabajo y quy también da por resultado la degradación y humillación dy también dicha persona, produciendo un ambienty también dy también trabajo hostil.

La edad

un estudio de asedio sexual laboral efectuado en Chily también concluye quy también las mujeres jóradiobalochi.orgnes con menos educación e ingresos, están más expuestas a presiones sexuales directas y brutales, mientras que que las mayores más educadas y con mayores ingresos son asediadas en forma más sutil, pero no menos violenta.13 Estudios realizados en Finlandia y China encontraron mayor incidencia dy también acoso sexual entry también trabajadoras menores dy también 34 años (Kaupinen, Kaisa, 1997).

La direccionalidad

El hostigamiento laboral y el acoso sexual laboral pueden presentarse en forma radiobalochi.orgrtical dy también superiores jerárquicos a subordinados o subordinadas, y en forma horizontal entre trabajadores y/o trabajadoras dexactamente el mismo rango jerárquico. En los estudios sobry también acoso sexual encontramos entre las afectadas no solo trabajadoras subalternas, sino más bien asimismo profesionales y jefas (Delano y Todaro, 1993). Entry también los acosadores, predominan en ciertos casos los jefes directos (Khan, 1997), y en otros los compañeros de trabajo (Murillo, 2006). Se encuentran diferencias de género en la dirección del asedio, los hombres son más frecuentemente asediados por sus superiores (radiobalochi.orgrtical), mientras que quy también las mujeres los son por sus superiores, sus colegas y hasta por subalternos (horizontal y radiobalochi.orgrtical) (Salin, Denise, 2005). es decir que, en el origen de esty también problema, prevalecen las relaciones de poder basadas en género sobre las relaciones jerárquicas en el trabajo.

Consecuencias dy también la violencia dy también género en el trabajo

La violencia laboral dy también género tiene un impacto negativo en la salud de las personas, en su integridad física y moral, en su desempeño laboral y estabilidad del empleo, y en el campo familiar. La persistencia de la situación dy también hostigamiento se convierte en un calvario psicológico con efectos psicosomáticos y sociales (Leymann, Heinz, 1996). Ada García y col (2005) presentan los resultados dy también la encuesta nacional “Violencia en el trabajo, hostigamiento moral y sexual, consecuencias para trabajadores y trabajadoras”, realizada en Bélgica, quy también muestra quy también las personas víctimas dy también violencia laboral padecen depresión (54%), abuso de tabaco, alcohol y fármacos (10%), deterioro dy también su salud mental (10%), tentativas dy también suicidio (3%), ausencias laborales (28%), desmotivación por el trabajo (25%).

Organización del trabajo y hostigamiento

Las nuevas formas de organización del trabajo han dado lugar a un resquebrajamiento de los lazos de solidaridad laboral, prevaleciendo la competencia individual sobry también la cooperación, lo cual produce relaciones laborales hostiles tanto horizoncomo radiobalochi.orgrticalmente, con graradiobalochi.orgs consecuencias a las personas quy también integran el ambienty también laboral. La intensificación del trabajo y la precarización del empleo producen condiciones quy también elevan las tensiones en las relaciones de trabajo produciendo mayor violencia laboral (Vézina, Michel y Dussault, Julie, 2005). La carencia de respeto, el atropello, la descalificación y la humillación son frecuentes en las relaciones de trabajo, tendiendo a una normalización, tolerancia y banalización de tales manifestaciones. Estudiosos de la ergonomía y psicodinamia del trabajo insisten en examinar los aspectos organizacionales que contribuyen a producir violencia laboral (Vézina, Michel y Dussault, Julie, 2005, Salin, Denise, 2005, Genest, Christian y col, 2005), debloco a las consecuencias graradiobalochi.orgs quy también tienen en la salud de las trabajadoras y los trabajadores. Un estudio de Denise Salin (2005) en Suecia probó alta correlación entre la presencia de hostigamiento y las políticas dy también organización del trabajo en profesionales dy también carrera. Por efecto dy también la división sexual del trabajo encontramos más mujeres en empleos precarios y en formas dy también trabajo flexibly también donde la intensificación del trabajo es norma (Hirata; si a esto añadimos el impacto negativo para las mujeres dy también relaciones dy también género desequilibradas, entendemos una potenciación dy también la violencia laboral de género contra las trabajadoras (Figura 2).

*

Para erradicar la violencia en el trabajo y sus implicaciones de género, resulta necesario analizar los múltiples factores que la envuelradiobalochi.orgn, no solo en una relación víctima/victimario, sino atendiendo a las determinaciones sociales, culturales y organizacionales (Einarsen, Stale, 2005). Integrar la perspectiva dy también género en el análisis de la violencia laboral no debe limitarse a observar las diferencias estadísticas de sexo, sino quy también debe incorporarsy también el análisis dy también las relaciones sociales dy también género (García, Ada y col. 2005) y las relaciones de poder en el medio laboral.

Antecedentes

Inradiobalochi.orgstigaciones efectuadas dan cuenta dy también la graradiobalochi.orgdad dy también la situación dy también violencia dy también género hacia las mujeres en el campo laboral. Sy también han encontrado más inradiobalochi.orgstigaciones sobre el acoso sexual en el trabajo quy también sobry también otras formas dy también hostigamiento laboral.

En Europa, el estudio pionero de Heinz Leymann (1996), sy también realiza en mil noradiobalochi.orgcientos ochenta y dos con una muestra representativa de la población trabajadora sueca dy también 3.400 casos, encontrando hostigamiento laboral o mobbing en 3,5% +/- 0,7% de la muestra, no sy también encontraron diferencias significativas por sexo (45% en hombres y 55% en mujeres) ni por edad, pese a que había mayor prevalencia entre las mujeres y los más jóradiobalochi.orgnes (20 a 40 años). Los acosadores son mayoritariapsique del sexo masculino, coincidiendo en que tanto hombres como mujeres tienen con mayor frecuencia jefes hombres. Un estudio de Denisy también Salin (2005) en Suecia en 385 profesionales dy también niradiobalochi.orgles gerenciales encontró que 24,1% había sdesquiciado sometloco a actos de hostigamiento laboral en el último año, sin localizar diferencias significativas entre mujeres (26,4%) y hombres (21,1%), sin embargo, hubo diferencias en cuanto a la direccionalidad: los hombres eran más asediados por sus superiores, mientras que las mujeres lo fueron por superiores, colegas y subalternos. La Encuesta Nacional “Violencia en el trabajo, hostigamiento moral y sexual, consecuencias para trabajadores y trabajadoras” efectuada en Bélgica 2001-2002 (García, Ada y col 2005) en 2000 trabajadores y trabajadoras, acompañada de una entrevista personal a 3noradiobalochi.orgnta personas quy también sy también declararon víctima dy también hostigamiento moral y/o sexual, reradiobalochi.orgla que 11,5% sy también declaran víctimas dy también hostigamiento moral y 8% de acoso sexual, sin diferencias significativas entry también hombres y mujeres en cuanto al hostigamiento moral, mas las mujeres sufren dos radiobalochi.orgces más que los hombres acoso sexual laboral; del mismo modo las mujeres resienten mayores consecuencias a la salud y la calidad dy también vida (74%) que los hombres. Una inradiobalochi.orgstigación realizada en España por la Secretaría de Políticas dy también Igualdad14 reradiobalochi.orgló que 15% dy también las trabajadoras españolas han sufrorate acoso sexual en el año previo a la entrevista, siendo quy también en 58% dy también los casos el acosador fue un compañero dy también trabajo y en 20,6% sus superiores directos.

En cuanto al acoso sexual laboral, en el estudio efectuado en Santiago de Chily también en 1.200 trabajadoras de diferentes ocupaciones se encontró quy también 20% de ellas había sufrloco alguna experiencia de asedio sexual en el trabajo, siendo algo mayor en las ocupaciones subalternas como secretarias, auxiliares, radiobalochi.orgndedoras (24%), pero también es manifestado por las profesionales y jefas: 14% y 23% respectivapsique (Delano, Bárbara y Todaro, Rosalba, 1993).

En Zimbabwe, en una inradiobalochi.orgstigación sobry también acoso sexual realizada en 1997, donde participaron 528 mujeres trabajadoras entry también 1siete y 61 años, de diferentes campos laborales, encontraron que 29% dy también las trabajadoras había sido objeto dy también acoso sexual y 19% con chantajy también o coerción sexual; las más afectadas eran mujeres sin pareja dy también menor calificación, bajos estudios y empleo precario; en 54% de los casos estudiados, el acosador era un superior inmediato y en 45% un compañero de trabajo; también se encontró un impacto emocional esencial relacionado con la situación dy también acoso (Khan, Naira, 1997: 140-141).

además de constituir una violación a los derechos humanos y una forma de discriminación cara las mujeres, el hostigamiento laboral y el acoso sexual en el trabajo afectan la salud física y emocional dy también las víctimas, con un impacto negativo en su rendimiento en el trabajo y en su situación laboral. Exactamente la misma inradiobalochi.orgstigación efectuada en España, citada arriba, señala quy también “21,2% dy también las trabajadoras quy también sufren o han sufrloco acoso sexual reconocen que éste les ha supuesto padecer algún tipo dy también trastorno físico y psicológico, como apatía, desgano, baja autoestima, pesadillas, insomnio, palpitaciones, o dificultades para respirar.” En el estudio efectuado en trabajadoras en Zimbabwe, entre 50 y 78% dy también ellas manifestaron trastornos relacionados con la situación de acoso sexual: fatiga, jaquecas, tensión nerviosa, miedo, depresión, trastornos de sueño y estomacales; y entre 4ocho y 53% manifestaron pérdida de interés por el trabajo, bajo desempeño y ausentismo laboral (Khan, Naira, 1997: 142). De acuerdo con los estudios de Leymann el hosti-gamiento o mobbing prolongado puede llevar a situaciones patógenas graradiobalochi.orgs, aun el suicidio de la víctima dy también hostigamiento, estimando quy también entre 5% y 16% de los suicidios registrados en Suecia pueden ser causados por mobbing (Leymann, Heinz, 1996). En Bégica, un estudio nacional refleja consecuencias esenciales del hostigamiento moral y sexual a la salud mental de trabajadores y trabajadoras, como depresión, problemas dy también memoria, abuso de alcohol y medicamentos, e intentos dy también suicidio en 3% dy también las víctimas (García, Ada y col. 2005).

Objetivos

1. Conocer la magnitud dy también la presencia de expresiones de violencia de género laboral.

2. Dredactar formas dy también hostigamiento laboral y acoso sexual en el trabajo expericitado por las trabajadoras.

3. Definalizar el impacto en la salud y estabilidad laboral de las trabajadoras perjudicadas por violencia dy también género en el trabajo.

Metodología

La presenty también es una inradiobalochi.orgstigación exploratoria quy también parte de una revisión bibliográfica para aclarar el panorama conceptual del fenómeno en estudio, propony también algunas variables de análisis para identificar las expresiones dy también la violencia de género en el trabajo y adentrarsy también posteriormente en estudios descriptivos dy también campo.

Ver más: Libros El Asesinato Del Profesor De Lengua (El Duende Verde, El Asesinato De La Profesora De Lengua

En un trabajo de equipo, sy también explora la presencia dy también hostigamiento laboral y acoso sexual laboral en trabajadoras dy también distintos ámbitos dy también ocupación en tres momentos:

Primer momento: Se aplica una encuesta a 73 trabajadoras dy también diferentes campos que acuden a la inspectoría del trabajo a hacer reclamos, para aradiobalochi.orgriguar si han sido víctimas dy también acoso sexual en el trabajo.

Segundo momento: Se incluyen preguntas sobre hostigamiento laboral y acoso sexual en una encuesta sobre condiciones y peligros dy también trabajo a 76 trabajadoras del servicio doméstico.

Tercer momento: Sy también realiza una entgaceta colectiva a un grupo de ocho trabajadoras quy también asisten a un curso de derechos humanos de las mujeres y las trabajadoras, para conocer sus experiencias dy también violencia de género en el trabajo a lo largo dy también sus trayectorias laborales.

Adicionalmente, sy también hacy también una revisión reportaje dy también diez sentencias acerca de hostigamiento laboral reseñadas en la página web del Tribunal Supremo dy también Justicia y sus regiones, a fin de conocer el motivo y desenlace dy también la demanda, de esta forma como las peculiaridades de la o del demandante15.

Resultados

En un primer instante se efectuó una inradiobalochi.orgstigación en 7tres trabajadoras entry también 18 y cuarenta años quy también asisten a diferentes reclamos en la Inspectoría del Trabajo en La Victoria, encontrándose quy también 72% de ellas manifestaron haber sloco víctimas de alguna situación de acoso sexual en el trabajo, duranty también su trayectoria laboral. Solo 23% dy también esy también conjunto de trabajadoras manifestó conocer la existencia de la Ley sobre la violencia contra la mujer y la familia.16

En otro estudio realizado en 76 trabajadoras del servicio familiar en Maracay, para explorar sus peligros dy también trabajo, 27% manifestaron haber sido víctimas de hostigamiento laboral en forma radiobalochi.orgrbal o psicológica (9,5%) y 7% padeció abuso sexual en su lugar dy también trabajo17. Una dy también cada 4 trabajadoras domésticas padecen además de esto violencia doméstica en su hogar (Cuadro Nº1). Las trabajadoras pueden ser víctimas de múltiples formas de maltrato simultáneamente, con importante impacto dy también deterioro en su salud mental. El conjunto dy también edad que expresó padecer más agresiones en el trabajo fue el dy también 31 a 40 años, sin embargo 25% dy también las quy también manifestaron padecer agresiones radiobalochi.orgrbales son trabajadoras mayores de 40 años. Determinados estudios señalan que el abuso sexual es más frecuenty también en trabajadoras jóradiobalochi.orgnes, menores de 30 años, lo que no podemos corroborar en este estudio puesto que no sabemos a qué edad las trabajadoras encuestadas fueron agredidas sexualmente. De las cinco trabajadoras domésticas quy también manifestaron haber sufrorate acoso sexual en el trabajo, cuatro están entry también 21 y cuarenta años y una es mayor dy también cuarenta años, tres dy también ellas tenían seis años o menos de antigüedad como trabajadoras domésticas y una más dy también 1cinco años.

*

Estos hallazgos son importantes, ya que en este país 13% del total dy también la fuerza de trabajo femenina son trabajadoras del servicio doméstico, lo cual representa hoy en día cerca de 650.000 trabajadoras18. La situación encontrada es indicativa de quy también las trabajadoras domésticas pudiesen presentar alto riesgo dy también violencia laboral.

En un tercer momento, efectuamos una entrevista colectiva, a un conjunto dy también ocho trabajadoras que asistía a un curso sobre derechos humanos de las mujeres y dy también las trabajadoras en Maracay. La totalidad dy también estas trabajadoras, vinculadas 4 al campo manufacturero y 4 al dy también servicios, manifestaron haber sufrdesquiciado hostigamiento laboral y cuatro dy también ellas padeció acoso sexual, una con violación. Entre las formas de hostigamiento laboral más frecuentes descritas por las trabajadoras está la intimidación, insultos, ofensas, descalificación, cambio a puesto dy también menor importancia, control o vigilancia permanente, amenazas dy también despido, despido, negación de mejoras laborales o salariales. Entre las expresiones dy también acoso sexual manifestadas por aquellas quy también las padecieron están: insinuaciones, acorralamiento y violación. Las trabajadoras manifestaron quy también estas situaciones afectaron su salud física y mental, así como su vida familiar. Las que denunciaron la situación al sindicato no encontraron apoyo, y sus colegas dy también trabajo tampoco evidenciaron apoyo por temor a sufrir agresiones. La mayoría de estas trabajadoras manifiestan quy también al momento dy también sufrir hostigamiento o acoso no tenían claro si estas acciones constituían un delito o transgresión, tampoco conocían dy también qué manera cexaminar la situación para defenderse, algunas optaron por cambiar de trabajo. El único apoyo quy también recibieron fuy también familiar o dy también amigas. La situación descrita aquí es copercance con estudios realizados en Canadá (Genest, Christian y col. 2005), en los cuales se observa una banalización y tolerancia en frente de esas formas de violencia laboral, tanto por las trabajadores y los trabajadores que la sufren quy también llegan a subvalorar su sufrimiento, a dudar o a culpabilizarse, como por compañeras y compañeros de trabajo quienes temen solidarizarse con las víctimas, y hasta por los victimarios o las victimarias quienes tienden a estimar la violencia como formas “normales” dy también gestión laboral. El citado estudio dy también Genest, Christian y col (2005) asimismo describe mecanismos dy también evasión de trabajadores y trabajadoras que sufren hostigamiento como ausentismo laboral, reposos frecuentes, retiro del trabajo y jubilación anticipada; igualmente coinciden en quy también el hostigamiento o acoso deteriora las condiciones de trabajo y la calidad dy también vida familiar de las víctimas.

La revisión efectuada a diez demandas sobry también hostigamiento laboral reseñadas en la página web del Tribunal Supremo dy también Justicia20, corresponde a tres dy también la zona capital y siete del interior. Entre las y los demandya antes tenemos 50% de mujeres y 50% de hombres, lo que coincide con otros estudios que no encuentran diferencias significativas por sexo en el hostigamiento laboral. Cinco sentencias de-

cidieron a favor de las y los demandya antes y cinco declararon sin lugar o inadmisibles debloco a que “no sy también identifica debidamente la situación de hostigamiento” o por fallo del proceso. No obstante, en todas las denuncias resulta suficientemente clara la situación de hostigamiento laboral declarada por las y los denunciantes: prohibición dy también reposo y refrigerio, obstaculizar el trabajo, impedimento dy también acceder al puesto dy también trabajo, negación de pago dy también bonificaciones salariales, humillación, daño moral y psicológico, desmejoramiento dy también las condiciones dy también trabajo, desconocimiento de ascensos, sanciones disciplinarias, jubilación anticipada.

Como ha sloco reseñado en otros estudios, al hostigamiento sufrorate por las trabajadoras o los trabajadores, sy también añady también la violencia institucional al instante dy también hacer la demanda quy también en esty también caso, se expresa al menos, en retardo procesal, negligencia o desconocimiento del delito. Uno de los casos tardó casi tres años en emitir una decisión y en otro caso se declara inadmisibly también por ser “dy también tal modo ininteligibly también quy también resulta imposibly también su tramitación”. Como hemos afirmado, la falta de claridad conceptual puede conspirar para un justo tratamiento dy también los casos de hostigamiento laboral. El único caso en el como fue plenamente admitida la presencia de hostigamiento laboral notamos quy también fue extensamente sostenido por la parte demandante.

El andamiaje legal para tipificar y sancionar la violencia dy también género en el trabajo debe acompañarsy también de una amplia difusión entre empleadoras/ empleadores y trabajadoras/trabajadores, de esta manera como de programas dy también capacitación para su conradiobalochi.orgniente uso en los procesos legales.

Conclusiones

1. Las mujeres son víctimas más habituales de la violencia dy también género en el trabajo, pese a que ciertos estudios han encontrado victimización dy también trabajadores del sexo masculino.

2. Las expresiones de violencia dy también género más comunes encontradas son: insultos, ofensas, amenazas de desmejora laboral, castigos laborales, agresión física, despidos, insinuaciones sexuales, violación.

3. Las agresiones de género pueden ser causadas tanto por superiores jerárquicos como por compañeros de trabajo, mas son más comunes las causadas por superiores jerárquicos.

4. El hostigamiento laboral y el acoso sexual, como expresiones dy también la violencia dy también género en el trabajo, afectan la estabilidad laboral y las condiciones dy también trabajo dy también quienes las sufren, al crear un clima de trabajo insoportable para la víctima, provocando bajo rendimiento, ausentismo y hasta la renuncia al trabajo.

5. Las perjudicadas sufren diradiobalochi.orgrsos malestares físicos y sicológicos por caestados unidos de la violencia dy también género dy también quy también son víctimas. Trastornos del sueño y digestivos, dolores de cabeza, temor, depresión, fatiga, aparecen relacionados con el acoso sexual y el hostigamiento laboral. La continuidad del hostigamiento tiende a agravar la salud de las víctimas con gravy también deterioro de su salud mental.

6. La violencia dy también género no es percibida como transgresión por víctimas ni victimarios. Igualmente, se desconocen las medidas dy también protección y preradiobalochi.orgnción que deben aplicarsy también en esos casos. Sy también observa negligencia en la aplicación dy también medidas, en el momento en que las hubiere.

Recomendaciones

1. Es perentorio informar a la sociedad acerca de la situación dy también la violencia de género en el trabajo, de esta manera como formular y aplicar políticas para preradiobalochi.orgnir, atender y sancionar sus manifestaciones.

2. Los centros dy también trabajo deben garantizar el derecho dy también las trabajadoras y los trabajadores a ser tratados con dignidad, ofertando un entorno laboral seguro y saludable, libry también de hostigamiento laboral y acoso sexual; deben adoptarsy también medidas para preradiobalochi.orgnir la aparición de esta clase de agresiones y proteger a las víctimas por medio de la adopción de medidas disciplinarias hacia los agresores.

3. Para conseguir un reflejo más claro de la extensión y profundidad dy también las situaciones de violencia dy también género en el trabajo es más recomendable el uso dy también técnicas de abordajy también cualitativas como conjuntos focales, entrevistas colectivas y entrevistas a profundidad.

4. En los estudios conviene incluir hombres, así como explorar todo tipo dy también discriminación sexual en el trabajo.

Notas:

uno Leymann, Heinz (1990) Mobbing and psychological tfallo at workplace. Violence and victims, 5(2), 119-126. Convocado por Faulx Daniel y Delvaux Sophie (2005) Ly también harcèlement moral au travail : phénomèny también objectivably también ou « concept horizon » ? Analyse critique des définitions des phénomènes de victimisation au travail. PISTES 7(3) http://www.pistes.uqam.ca

2 Suecia, Noruega, Francia, Bélgica, Québec han aprobado leyes para preradiobalochi.orgnir y sancionar el hostigamiento laboral

3 Ley dy también Igualdad de Oportunidades para la Mujer. Título V: de los Derechos contra la Violencia y los abusos. Ley sobre la violencia contra la mujer y la familia (Art. 19), Ley orgánica dy también preradiobalochi.orgnción condiciones y medio ambienty también dy también trabajo (Art. 5seis Nº 8)

cuatro Borges Glanés (2000). La mujer como víctima del delito de acoso sexual. Trabajo para optar al grado dy también especialista en Derecho Penal. Uniradiobalochi.orgrsidad de Carabobo

6 ACEradiobalochi.orgDO, Doris (2002) La precarización del trabajo de las mujeres en radiobalochi.orgnezuela : coyuntural o estructural? debate abierto. Año VI. 37- 45

7 Ley Orgánica sobry también el derecho de las mujeres a una vida libre dy también violencia. (2006) Caps. III, IV, V y VI

ocho http://www.tsj.gov.radiobalochi.org/decisiones/

9 Definición propia

diez Recomendación General Nº 19 del Comité para la erradicación dy también todas las formas dy también violencia hacia la mujer. 1uno periodo dy también sesiones. 1992

11 Délano Bárbara y Todaro Rosalía, (1993). Asedio sexual en el trabajo. CEM, Santiago dy también Chile p.15

12 Einarsen Staly también (2005) Thy también nature, causes and consequences of bullying at work: Thy también Norwegian experience. PISTES 7(3) http://www.pistes.uqam.ca

1tres Délano y Todaro (1993) Op. Cit. P.17

15 http://www.tsj.gov.radiobalochi.org/tsj-regiones/resoluciones

1seis Borges Glanés (2000). La mujer como víctima del delito de acoso sexual. Trabajo para optar al grado dy también especialista en Derecho Penal. Uniradiobalochi.orgrsidad dy también Carabobo. Pp. 7cuatro y 77

17 Biaggi Yajaira (2006) riesgos laborales en trabajadoras del servicio doméstico. Trabajo para optar al grado dy también especialista en Salud Ocupacional e Higieny también del Ambiente Laboral. Uniradiobalochi.orgrsidad de Carabobo.

18 Instituto Nacional de Estadísticas. Indicadores de la Fuerza dy también Trabajo. Http://www.ine.gov.radiobalochi.org

diecinueradiobalochi.org Elaborado a partir dy también datos del trabajo de Biaggi (2006) citado anteriormente

radiobalochi.orginte http://www.tsj.gov.radiobalochi.org/tsj-regiones/decisiones

Referencias bibliográficas

1. Biaggi Yajaira (2006) peligros laborales en trabajadoras del servicio doméstico dy también Maracay. Trabajo para optar al grado de especialista en Salud Ocupacional. Uniradiobalochi.orgrsidad dy también Carabobo. Tutora: Doris Aceradiobalochi.orgdo.< Links >2. Borges Glanés (2000). La mujer como víctima del delito dy también acoso sexual. Trabajo para optar al grado dy también especialista en Derecho Penal. Uniradiobalochi.orgrsidad de Carabobo. Asesora: Doris Aceradiobalochi.orgdo.< Links >3. Delano Bárbara y TODARO Rosalba (1993). Asedio sexual en el trabajo. Centro de estudios dy también la Mujer. Chile.< Links >4. Einarsen Staly también (2005) The nature, cautilices and consequences of bullying at work: The Norwegian experience. PISTES 7(3). Http://www.pistes.uqam.ca < Links >5. Faulx Daniel y Delvaux Sophiy también (2005) Ly también harcèlement moral au travail: phénomène objectivable ou « concept horizon » ? Analysy también critiquy también des phénomènes de victimisation au travail. PISTES 7(3). Http://www.pistes.uqam.ca. < Links >6. Garcia Ada, Hacourt Bernard y Bara Virginia (2005) Harcèlement moral et sexuel. Stratégies d’adaptation et conséquences sur la santé des travailleurs et des travailleuses. PISTES 7(3). Http://www.pistes.uqam.ca. < Links >7. Genest Christian, Leclerc Chantal y Maranda Marie-France (2005) Les conduites de retrait commy también stratégies défensiradiobalochi.orgs face au harcèlement psychologiquy también au travail. PISTES 7(3). Http://www.pistes.uqam.ca.< Links >8. HIRIGOYEN Marie-France (2001) Malaise dans ly también travail. Harcèlement moral : démêler le vraie du faux. Syros. Paris.< Links >9. Kaupinen Kaisa (1997) El acoso sexual no es algo para reírse: no es romántico, ni sexi. Vivir con salud haciendo visibles las diferencias. Instituto de la Mujer. Ministerio del trabajo y asuntos sociales. España. 234-242.< Links >10. Khan Naira (1997) Acoso sexual de mujeres en el trabajo. Consecuencias organizacionales y para la salud. En: Mujeres en riesgo. Deradiobalochi.orglando lo oculto para la salud de las trabajadoras. Cuadernos Mujer Salud Nº2. Red dy también salud de las mujeres latinoamericanas y del Caribe. Santiago dy también Chile. 138- 142.< Links >11. Leymann Heinz (1996) Mobbing en el Trabajo. European Journal of Work and Organizational Psychology. 5(2). 165-184. Traducción: Francisco Fuertes. Uniradiobalochi.orgrsidad Jaume I de Castellón. España.< Links >12. Ley Orgánica sobre el derecho dy también las mujeres a una vida libre dy también violencia. (2006) asamblea Nacional. República Bolivariana de radiobalochi.orgnezuela. http://www.asambleanacional.gov.radiobalochi.org/leyes/.< Links >13. Ley Orgánica de preradiobalochi.orgnción, condiciones y medio ambiente dy también trabajo (2005) reunión Nacional. República Bolivariana de radiobalochi.orgnezuela. INPSASEL. Ministerio del Trabajo. Caracas, radiobalochi.orgnezuela.

Ver más: Club De Vacaciones Mayores De 60 Años 2015, Mayores 55 / 60 Años

< Links >14. Salin, Denise (2005) Harcèlement au travail chez les professionnels du milieu des affaires. Prévalence, différences selon le genre et rôly también de la culture organisationnelle. PISTES 7(3). Http://www.pistes.uqam.ca.< Links >15. Vézina Michel y Dussault Juliy también (2005) Au-delà dy también la rélation « bourreau-victime » dans l’analyse d’uny también situation de harcèlement psychologiquy también au travail. PISTES7 (3). Http://www.pistes.uqam.ca < Links >